Contar los días

Reb Yosef había alquilado un caballo y un carro abierto y su viaje no debería haber tomado mucho tiempo.

3 Tiempo de lectura

Grupo Breslev Israel

Posteado en 10.05.20

Todos contamos los días del Omer durante el período de siete semanas entre Pesaj y Shavuot. La siguiente historia también trata de contar días y por qué deberíamos contar cada día con muchísima alegría.

 

 

Aunque el Jozé (Vidente) de Lublin, el rabino Yaakov Itzjak, dejó un vasto legado espiritual a su familia y seguidores, cuando falleció tenía muy pocas posesiones mundanas para legar. A su hijo, Reb Yosef de Torchin, el Jozé le dejó su ropa de Shabat, su cinturón y un reloj que siempre tenía colgado en su estudio. Y con estas pocas pero preciadas posesiones guardadas en su bolso, el afligido hijo partió de Lublin para regresar a casa.

 

Reb Yosef había alquilado un caballo y un carro abierto y su viaje no debería haber tomado mucho tiempo. Pero cuando llegó al punto intermedio del viaje, los cielos se abrieron de par en par y empezó a caer una lluvia torrencial. Reb Yosef no solo se empapó hasta los huesos, sino que en cuestión de minutos el camino de tierra se transformó en un arremolinado río de lodo.

 

Aunque el caballo luchó para tirar del carro hacia adelante, las ruedas permanecieron firmemente arraigadas en el pantano. Y como si eso no fuera suficiente, ya era muy tarde y la poca luz que había ahora se estaba desvaneciendo rápidamente. Aun así, Reb Yosef no se desesperó.

 

"Debe haber un lugar donde pueda refugiarme", se tranquilizó. Y, de hecho, en el momento en que comenzó a mirar, sus esfuerzos fueron recompensados.

 

A lo lejos, logró ver un pequeño pueblo. Saltó de su asiento y comenzó a empujar la carreta por detrás. Después de una hora de este arduo trabajo, Reb Yosef finalmente llegó a una pequeña casa que se encontraba a las afueras del pueblo. La casa pertenecía a una pareja judía, que lo invitaron a que se quedara con ellos.

 

La lluvia siguió cayendo durante tres días y noches. Cuando el cielo finalmente se despejó y el camino volvió a ser seguro, Reb Yosef hizo los preparativos para partir.

 

"Ha sido un placer que te quedes con nosotros", le dijo el aldeano a Reb Yosef, "pero como puedes ver, no somos personas adineradas".

 

Reb Yosef entendió por estas palabras que el aldeano esperaba que le pagaran por el alojamiento que le había proporcionado. Como no tenía una sola moneda en el bolsillo, Reb Yosef sabía que no tenía más remedio que separarse de uno de los preciados regalos que había recibido de su padre.

 

"No tengo dinero", respondió Reb Yosef, "pero tengo algunas posesiones sagradas que pertenecieron a un gran tzadik. Quizás acepten una de ellas como pago".

 

Reb Yosef colocó cuidadosamente cada objeto sobre la mesa para que el aldeano y su esposa los inspeccionaran.

 

"No podemos usar la ropa", dijo la esposa, "y el cinturón tampoco sirve. Supongo que tendremos que aceptar el reloj. Al menos podemos usarlo para avisarnos cuando es hora de ordeñar las vacas."

 

Ahora que la deuda estaba resuelta, Reb Yosef pudo reanudar su viaje. Pasaron muchos años y otro jasid ahora viajaba por ese mismo camino de tierra.

 

Como era tarde, Reb Isajar Dov, el Saba Kadisha (Santo Abuelo) de Radoshitz, llamó a la puerta de la pareja judía y pidió alojamiento para pasar la noche. El aldeano estuvo de acuerdo y llevó a su invitado a una pequeña habitación. En la pared colgaba el reloj que había pertenecido al Jozé.

 

Reb Isajar Dov estaba exhausto, pero le resultó imposible dormir. Cada vez que intentaba quedarse dormido, el tictac del reloj ahuyentaba cualquier idea de dormir. Aunque normalmente esto sería exasperante, por alguna razón a Reb Yissachar Dov no le importó. De hecho, mientras el reloj marcaba el tiempo, podía sentir que el corazón se le llenaba de alegría. Al rato, ya había saltado de la cama y estaba bailando alegremente en la habitación. Y así cantó y bailó toda la noche, y se detuvo recién cuando pudo ver que el día estaba despuntando.

 

El aldeano lo había escuchado todo y, por supuesto, tenía curiosidad por saber por qué su invitado no había dormido y por qué estaba tan feliz. El tzadik, a su vez, tenía su propia pregunta para su anfitrión.

 

"¿De dónde sacaste este reloj?" Reb Yissachar Dov preguntó.

 

"Lo recibí hace muchos años", respondió el aldeano, "de un viajero pobre que no podía pagar su habitación".

 

El Sava Kaddisha sonrió.

 

"Lo sabía", dijo el tzadik. "Este es el reloj que una vez perteneció a mi maestro, el Jozé de Lublin. Su sonido es diferente a cualquier otro reloj del mundo. Verá, la mayoría de los relojes les recuerdan a sus dueños que están una hora más cerca de la muerte", comenzó Reb Isajar Dov, "y su tictac emite un sonido melancólico. Pero el reloj del Jozé de Lublin es diferente".

 

"Este reloj nos dice que estamos una hora más cerca de la llegada de Mashíaj y la Redención Final", continuó Reb Isajar Dov. "Cuando escuché el alegre tictac de este reloj, me sentí tan feliz que simplemente tuve que levantarme y bailar".

 

 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Comenzó como un Lag B'Omer normal. Mi esposo y yo teníamos boletos para un autobús de Beitar a Meron...

Material sobre este tema