Una inyección de energía

La crítica, incluso si se hace de la manera más gentil, solo rompe las frágiles emociones del niño y le impide avanzar!

3 Tiempo de lectura

Rabino Shalom Arush

Posteado en 20.09.2020

Incluso si no eres un gran educador, creo que aún puedes responder a esta pregunta:

 

¿Cuál es la forma adecuada de educar a los niños? ¿Criticarlos constantemente por cada comportamiento que no es apropiado, o llenarles el tiempo libre con actividades positivas y enseñándoles buenas obras?

 

Evidentemente, la educación verdadera es la segunda. Es fundamental que le ofrezcamos al niño un programa lleno de actividades positivas, con el fin de brindarle oportunidades que enfaticen los aspectos buenos de su personalidad. Esto, a su vez, le da el deseo, la fuerza y ​​la voluntad de cambiar su vida para mejor. Por el contrario, el camino de la crítica, incluso si se hace de la manera más gentil, solo rompe las frágiles emociones del niño y le impide seguir adelante en la vida.

 

Quiero revelarles un pequeño secreto: esto no solo es cierto para los niños pequeños, sino también para nuestros "grandes adultos".

 

Si bien es cierto que la autocrítica tiene un lugar importante, es un gran error pensar que el progreso espiritual va a suceder a partir de la crítica. ¡Para progresar, necesitamos muchas actividades positivas!

 

En el lenguaje de la Torá y los gigantes del musar, esta es la diferencia entre "sur mirá – apártate de lo malo" y "asé tov – haz el bien".

 

 

Aunque, de hecho, es muy importante “dejar de hacer el mal”, y en verdad, durante generaciones siempre fue así como la gente comenzó a mejorarse a sí misma, el Baal Shem Tov vio que, a partir de su generación, teníamos que hacer las cosas de manera diferente. Necesitamos comenzar específicamente con el "hacer el bien". Porque cuando estás ocupado haciendo el bien, estás lleno de energía y satisfacción, y tienes el deseo y la capacidad de mantenerte alejado de hacer el mal. Pero si trabajas solo en “mantenerte alejado de hacer el mal”, en general, es muy fácil quebrarse y agotarse por el esfuerzo y perder todo el deseo y la motivación de hacer el bien también. Y, entonces, no solo que no avanzas, sino que muy a menudo retrocedes.

 

El mes judío de Tishrei es el mes de teshuvá, el mes del arrepentimiento. El arrepentimiento, por definición, es el trabajo de "dejar de hacer el mal". Pero como acabo de explicar, si me centro demasiado en este aspecto, es imposible que empiece un nuevo año de buenas obras lleno de bendiciones. Por lo tanto, después de los Diez Días de Arrepentimiento, y antes de proseguir nuestro camino, Hashem nos da una "inyección" gigantesca de "haz el bien".

 

Esa inyección se llama – la fiesta de Sucot.

 

Durante Sucot, el pueblo judío se dedica a cumplir varias mitzvot positivas todo el tiempo. Sentarse en una sucá es una de las pocas mitzvot que cumplimos con todo nuestro cuerpo. Literalmente entramos en la sucá y vivimos allí: comemos, dormimos, rezamos, ¡todo! De esta manera, en los días santos de Sucot recibimos una inyección de energía y motivación que nos acompaña durante todo el resto del año. Recibimos un entusiasmo y un gusto increíbles por cumplir las mitzvot, aprender Torá, servir a Dios, purificarnos y volvernos santos, y verdaderamente separarnos de los malos.

 

Dado que la sucá tiene tanta influencia y trae consigo tantos preciosos beneficios, trata de estar dentro de la sucá tanto como sea posible. Come todas las comidas solo en la sucá y no duermas fuera de la sucá, porque durante los siete días de la festividad, la neshamá (alma) solo se eleva a través del sejaj (el techo de bambú o ramas de palma de la sucá).

 

Asegúrate de honrar la sucá con muchas canciones y palabras de Torá, y de no faltarle el respeto a la santidad de la sucá. Muchos tzadikim se cuidaban de no hablar de asuntos mundanos en la sucá. Estudia Torá en la sucá con los niños y amigos, dale las gracias a Dios y baila en la sucá con la familia y los amigos.

 

¡Feliz Sucot a todos!

 

 

 

 

 

 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Un día, poco antes del mediodía, estaba en casa y de repente llega el hijo de la escuela, llorando