Riquezas permitidas

Son muchas las dificultades espirituales que se originan en el afán de riquezas.

2 Tiempo de lectura

Rabino Shalom Arush

Posteado en 28.12.20

El comercio, la industria, el empleo, las leyes, las sociedades, y todas las formas de intercambios de dinero están todos reglamentados en forma detallada en las leyes judías. Por lo tanto, todo el que se dedica al comercio en la forma debida de acuerdo con la Torá, se considera que está consagrado al estudio de la Torá. Por lo tanto, al almacenero o al taxista que proceden con honestidad, sin engañar al cliente, se los considera incluso más grandes que un erudito de la Torá, porque están cumpliendo las palabras de la Torá en forma práctica. Por lo tanto, cada persona deberá hacer todo lo posible por mantener el estándar que establece la Torá en todos los aspectos del comercio.

 

Son muchas las dificultades espirituales que se originan en el afán de riquezas. La gente muchas veces ansía cosas debido a que le falta emuná, debido a que creen que algo que no poseen debería ser suyo. En realidad, están diciendo: “Hashem, yo creo que estás equivocado y que esto debería ser mío”. Esta falta de emuná indica una grieta en la relación con Hashem.

 

 

Todas las caídas que uno sufre, al bajar en su nivel espiritual, o sea, al alejarse de Hashem y del cumplimiento de los preceptos, son consecuencia del afán de riquezas y de la preocupación por el sustento que, a su vez, surgen de una falta de emuná y confianza en Hashem.

 

En realidad, Hashem le provee a cada una de Sus criaturas cada una de sus necesidades y está prohibido dedicarse a actividades que alejan a uno del camino de la Torá, incluso para obtener el sustento. Y cada persona debe tener presente que todo dinero que uno obtiene por medios ilícitos, o yendo en contra de la Torá, le está causando un terrible daño, tal como dice en Eclesiastés 5: “Riquezas reservadas para su dueño, para su propio mal”. O sea que la riqueza que va en contra de la Torá en realidad es muy mala y muy nociva para el individuo.

 

Todas las leyes referentes al tema del sustento aparecen enumeradas en el Shulján Aruj, sección cuarta, denominada Joshen Mishpat. Todo el que desee ganarse el sustento sin problemas y en conformidad con la Torá deberá hacer todo lo posible por estudiar dichas leyes en profundidad junto a un maestro o rabino competente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Material sobre este tema

Featured Products