La receta infalible

En estos días HaShem determina quién morirá, nacerá o tendrá abundancia, quién se casará y cómo pasaremos el siguiente año de nuestras vidas...

3 Tiempo de lectura

Tali Mandel

Posteado en 19.10.2019

 

En estos días hay que hacer deberes y cocinar mucho. En una época en la que los colegios están comenzando el curso escolar, no es tan solo a los estudiantes a quienes les corresponde hacer tareas extra sino que todos tenemos que empeñarnos y hacer exámenes de autoevaluación para llegar al examen final lo mejor preparados posible.

Ya se imaginarán a qué me estoy refiriendo y si no se lo imaginan sigan leyendo. Las grandes fiestas están ya aquí y aparte de disfrutar con deliciosos manjares también tenemos que prestar atención a la preparación y alimentación espiritual. Además de buscar deliciosas recetas dulces para Rosh HaShaná, nutritivas para antes y después del ayuno de Iom Kipur o fáciles de transportar y comer en una cabaña en Sucot debemos prestar atención a nuestro interior, esa parte menos visible de nosotros mismos donde si hacemos dieta o no, da francamente lo mismo.

Hay que prepararse diligentemente en estos días en especial ya que toda la humanidad es juzgada en Rosh HaShaná y el decreto para todos se firma de forma definitiva en Iom Kipur para todo el año. No es ninguna tontería, en estos días HaShem determina quién morirá, nacerá o tendrá abundancia, quién se casará y cómo pasaremos el siguiente año de nuestras vidas. No es algo para tomarlo a la ligera, sino que hay que prepararse bien.

Muchas veces nos centramos en los vestidos o las comidas de estos días, dejando de lado el carácter verdaderamente importante de estas semanas que es el aspecto espiritual de nuestras vidas. Pasamos horas haciendo compras y mirando recetas, cocinando y preparándonos para que todo esté reluciente. Y esto es importante, al fin y al cabo somos individuos con necesidades materiales y así nos ha creado HaShem. Pero es más importante aún que nos preparemos interiormente para que superemos con buena nota los exámenes que se nos avecinan.

Añadir lecturas de salmos a nuestra rutina diaria, aumentar el tiempo de hitbodedut, recitar el Tikún Haklalí, ayudar a los demás con más intensidad y esfuerzo, poner más intención en nuestras plegarias… la lista de cosas que podemos hacer es infinita. Cada uno sabe en qué tiene que enfocarse para mejorar su actitud y acercarse a un mejor comportamiento, esa es una cuenta personal que cada uno debe realizar en estos días.

 

Al igual que para las comidas festivas, para la preparación de nuestra alma tenemos que seguir la receta correcta. Para el judío religioso de toda la vida, para el que volvió en teshuvá, para el converso, para el noájida, para todos hay una receta concreta que deberá poner en práctica. Es importante manejar los ingredientes necesarios respetando sus tiempos de “cocción”. Con paciencia y práctica todos podemos llegar a obtener un buen resultado.

 

Como todo cocinero experto sabe, es importante seguir las instrucciones para obtener el resultado deseado. No se le puede echar la culpa a quien vendió los ingredientes o a quien inventó la receta si nos saltamos pasos y no cumplimos con todo lo que hay que hacer para obtener un buen pastel. Asimismo, si no respetamos los pasos que hay que hacer para redimir nuestros pecados y no tenemos en cuenta que debemos mejorar nuestra actitud cada día, no podemos culpar a HaShem de que las cosas no nos vayan como deseamos. Es muy fácil sentir autocompasión de uno mismo, extremadamente sencillo diría más bien, y es muy difícil admitir humildemente que hemos cometido errores que nos han llevado a la situación en la que nos encontramos.

 

Por esto, tenemos que aprovechar estos días para hacer un verdadero examen de consciencia y admitir con verdadera sinceridad nuestras faltas ante HaShem para enmendarlas y poder disfrutar de los frutos de una redención espiritual que nos eleve y nos haga sentir el amor de HaShem. ¡Que podamos ver nuestras faltas, pedir perdón y enmendarlas y disfrutemos de un año dulce y lleno de bendiciones!   

 

Si tienes alguna pregunta o quieres compartir tu historia o inquietudes, escríbeme a tali.mandel.18@gmail.com

 

Escribe tu opinión!

1. Doris katiusca meneses

10/03/2019

Necesito ayuda tengo la necesidad de hablar con un rabino ayudeme

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

El shofar en Rosh Hashaná es nuestro llamado a la batalla; el ayuno de Yom Kipur es nuestra solemne preparación para la batalla.

Material sobre este tema

Featured Products