No me dejes caer

Muchas de las personas que conozco están siendo evaluadas hasta el límite. ¿Qué está pasando?

3 Tiempo de lectura

Rivka Levi

Posteado en 19.12.2019

Todo el tiempo escuchamos acerca de desgracias: niños pequeños diagnosticados con enfermedades potencialmente mortales; padres diagnosticados con enfermedades terminales, Dios no lo quiera; procedimientos de divorcio; problemas con la crianza de los hijos; problemas de dinero; problemas con el trabajo; problemas para encontrar pareja, para encontrar vivienda, para tener hijos, entre muchos otros.

 

Conozco a mucha gente.  Y muchas de las personas que conozco están siendo evaluadas hasta el límite. ¿Qué está pasando? ¿Por qué Hashem está subiendo el calor para tantos de nosotros y enviando tantos desafíos y tiempos difíciles?

 

Tal vez me equivoque, pero creo que es porque Hashem está tratando de "acelerar" a Am Israel para que fortalezca su emuna. Sí, es muy agradable leer los libros, escuchar los CD e incluso asistir a las charlas de emuná. Pero recién cuando golpea una crisis real es que realmente uno puede medir su nivel de emuná.

 

Y la desafortunada verdad es que, para muchos de nosotros, el nivel es bastante bajo. Al menos, no al comienzo de la crisis. Pero entonces, tenemos que tomar una decisión. La primera opción es ir por la ruta desgastada y desesperada de la 'anti-emuna', en la cual nos quejamos, nos enojamos con Hashem por "hacernos esto"; intentamos huir del problema; intentamos huir de Hashem; tratamos de buscar 'soluciones' hechas por el hombre que nos saquen del aprieto y nos permitan volver a nuestra zona de confort.

 

Muchos, incluso la mayoría de nosotros eligen esta opción. Y las consecuencias son desastrosas. Significa que, en lugar de utilizar la crisis como un trampolín para desarrollar nuestra energía y acercarnos más a Hashem, nos revolcamos en la autocompasión y la desesperación, y nos alejamos aún más y nos aferramos aún más a nuestros problemas.

 

Pero hay otra opción. Cuando vemos el bajo nivel de emuna que tenemos, podemos rogarle a Hashem que nos dé más. Para ayudarnos a creer verdaderamente en Él, en Su Omnipotencia y en Su bondad; podemos confiar en Él y confiar en que la situación cambiará para mejor.

 

Casi nadie nace con emuná, ni le 'viene naturalmente' a las personas, especialmente si no se criaron en hogares donde Hashem era una parte integral de su vida cotidiana.

 

Cuando Hashem nos envía pruebas, es porque está tratando de ayudarnos a construir nuestra emuná. Él quiere que entendamos que Él está manejando el mundo y que no tenemos nada de lo que preocuparnos. Pero esto requiere mucha práctica: años de práctica. A menos que Él decida que eres capaz de aprender emuna literalmente de la noche a la mañana.

 

Pregúntale a cualquiera que haya sido diagnosticado con una enfermedad terminal, pero que tuvo una recuperación milagrosa cuando empezó a hablar con Hashem. Pregúntale a cualquiera que haya sido enterrado bajo una montaña de deudas, pero que vio todas sus deudas pagadas milagrosamente en un tiempo récord, cuando comenzó a hacer de Hashem parte de su vida.

 

Pregúntale a cualquiera que estuvo en una situación que amenazó su vida, y de la que milagrosamente salió ileso.

 

Cuando estás atrapado de espaldas a la pared y no tienes salida, esa es tu mejor oportunidad para desarrollar verdaderamente la emuná. Hashem te está dando las condiciones perfectas para romper tu ego, tu yetzer hara, tu ingratitud y tu terquedad y reconocer que Él está dirigiendo el mundo.

 

Si estás en una situación difícil, pídele a Hashem que te ayude. “Por favor, dame emuna! Por favor, ayúdame a creer que esto va a salir bien. Por favor, dame la fuerza que necesito para continuar y llegar a buen puerto!”.

 

Y Él responde. Él siempre responde. Lo cual no significa que Él siempre haga lo que queremos. Pero si Le pedimos emuna, y si Le pedimos que se aferre a nosotros y nos ayude a continuar sirviéndole felizmente, independientemente de nuestras circunstancias personales, Él nos garantiza que recibiremos Su ayuda.

 

Está escrito que al final de los días, el mundo entero será como una gran manta, que Hashem sacudirá y sacudirá, y la clave es seguir aguantando todo el tiempo. He estado temblando más en los últimos meses que nunca en mi vida. Sé que muchos otros también lese pasó lo mismo. A menudo, Le pido a Hashem que me ayude a aguantar, pero a veces, cuando me siento resbalar, le pido un favor aún mayor: “Dios mío, por favor, sostenme bien fuerte, de modo que incluso si siento que me resbalo, me sigas sosteniendo cerca de Ti. Y Dios mío, por favor, sostén bien fuerte a todo Am Israel. Por favor, no dejes que ninguno de nosotros se desprenda de la manta y caiga en el abismo espiritual. Y que pronto, la manta deje de temblar, y todos estemos listos para darle la bienvenida al Mashíaj y tengamos una gran fiesta de agradecimiento en el patio del Templo. Amén”.

Escribe tu opinión!

1. Alfonso Espinoza

1/01/2020

SOY BENEI NOAJ Y TENGO UN AÑO DE.CONOCER ESTA BELLA ENSEÑANZA Y TENGO YA MESES SOSTENIENDOME DE LA MANTA ROGANDO A HASHEM QUE NO ME DEJE CAER Y ME MUESTRE COMO GUARDAR LA EMUNA EN MI CORAZON Y MI MENTE GRACIAS HASHEM

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario