La ecuación de la salud

Gracias a que tenemos emuná, creemos que “si crees que se puede estropear, cree también que se puede arreglar” (Rabí Najman de Breslev) - se pueden arreglar muchos errores cometidos, y devolver al cuerpo su salud natural y ganar una vida llena de vitalidad, alegría, paz y salud.

3 Tiempo de lectura

Posteado en 07.03.22

¿Cómo eliminamos las toxinas del organismo?

El cuerpo humano almacena toxinas provenientes de dos fuentes:

Hay dos procesos básicos en el cuerpo: la construcción (anabolismo) y la descomposición (catabolismo). Por ejemplo, las células del cuerpo son reemplazadas cada día, cuando las células envejecen o degeneran – mueren y son eliminadas del sistema humano y se forman nuevas células en su lugar. Cada célula muerta se considera un residuo y resulta tóxica para el organismo. El cuerpo debe eliminarla para que no perjudique su buen funcionamiento.

La segunda fuente de toxinas son los alimentos que comemos, las bebidas que bebemos, el aire contaminado, las radiaciones artificiales, las drogas o el estrés mental que nos “consume”. Los alimentos aceptados hoy en día en la sociedad occidental son en su mayoría alimentos industrializados y procesados, y en su mayor parte están cargados de sustancias realmente tóxicas (colorantes alimentarios, ácidos, estabilizadores, potenciadores del sabor, estimulantes y más). El problema comienza cuando las toxinas se acumulan en diferentes áreas del cuerpo formando un gran exceso, lo que hace que el cuerpo se debilite en la actividad del sistema inmune, como resultado de su necesidad de movilizar mayores recursos para la eliminación de residuos.

La ecuación de la salud

Y esta es una ecuación sencilla: el ingreso (nutrición y alimentación) es igual al gasto (evacuación y excreción) o menos – no hay acumulación de toxinas y no hay carga en los sistemas del cuerpo = regeneración = vida sana y fresca. Por el contrario, cuando los ingresos son mayores que los gastos – de ahí la acumulación de toxinas y el agotamiento del sistema excretor = aparición de enfermedades. A modo de ilustración, les presentaré un excelente ejemplo del proceso de aparición de enfermedades, cuando vertemos agua en un vaso, el vaso absorberá el agua hasta llegar al borde. Pero si seguimos vertiendo agua, esta se derramará hacia fuera. Entonces el cuerpo se acumula con toxinas más allá de su nivel de tolerancia.

Gracias a que tenemos emuná, creemos que “si crees que se puede estropear, cree también que se puede arreglar” (Rabí Najman de Breslev) – se pueden arreglar muchos errores cometidos, y devolver al cuerpo su salud natural y ganar una vida llena de vitalidad, alegría, paz y salud.

Debemos percibir el cuerpo como la máquina más sofisticada del universo, obra del Creador, y en su mecanismo de supervivencia existe una tendencia natural a volver al equilibrio – “homeostasis”, por lo que debemos interiorizar las capacidades y habilidades de esta maravillosa máquina. Por ello, nos corresponde esforzarnos y dotar al cuerpo de las condiciones necesarias para que pueda funcionar en todo su potencial, con el fin de permitirnos llevar una vida sana y sin sufrimiento. Para ello, es necesario que aprendamos los fundamentos de la conducción y el mantenimiento de la salud, que mostremos responsabilidad y voluntad de mejorar los hábitos alimentarios en particular y la vida en general.

Servicios de limpieza gratuitos

Es importante saber que, en respuesta a la acumulación de toxinas, el cuerpo realiza diferentes acciones para segregar las mismas. El cuerpo trabaja y lo hace de forma totalmente natural las 24 horas del día a través de los órganos excretores: pulmones – respiración, intestinos – heces, riñones – orina, y en menor medida también por la piel – sudor, principalmente. Cuando el cuerpo ve que “el agua ha llegado al alma” y no logra eliminar el exceso de residuos con normalidad o que los órganos excretores se han debilitado, se ve inevitablemente forzado a emprender un milagroso “viaje de limpieza” que puede ir acompañado de síntomas desagradables como fatiga, debilidad, dolores de cabeza, flemas, inflamación, dolor en diferentes partes del cuerpo, etc. En un próximo artículo, me referiré al “viaje de limpieza” independiente del cuerpo en caso de una “crisis de enfermedad”, y cuáles son las recomendaciones apropiadas.

El artículo fue editado por Shimon Bitton – un consultor de salud natural y terapeuta certificado

Para preguntas y consejos personales – contactar: 972-54-9476-148 | haderech.sb@gmail.com

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

La mayoría de las enfermedades son síntomas de una falta de equilibrio en algún órgano o algún sistema del organismo.

Material sobre este tema