La Mujer en Breslev #1

Cierta vez Rabi Najman preguntó a sus seguidores: ¿“Por qué no hacen a sus mujeres jasídicas?". Rabi Najman reafirmó el talento espiritual único y sensibilidad de la mujer...

4 Tiempo de lectura

Rabino Dovid Sears

Posteado en 08.11.2008

Cierta vez Rabi Najman preguntó a sus seguidores: ¿“Por qué no hacen a sus mujeres jasídicas?". La tradición de Breslev nos dice que Rabi Najman reafirmó el talento espiritual único y la sensibilidad de la mujer. El procuró que sus hijas fueran bien educadas en varias áreas de Torá, y elogió mucho sus calidades espirituales (y a su hija Sara en particular). En efecto, Rabi Najman dijo una vez de sus hijas que él “tomó sus almas del Mundo de Atzilut” (“La Emanación Divina,” también llamada “el Mundo de la Unidad”) (Jaié Moharán, 274).

Aunque fuera intelectualmente deshonesto presentar a Rabi Najman como un precursor del movimiento feminista moderno, sería igualmente una equivocación pensar que el Rabi vio a las mujeres como “ciudadanos de segunda clase” cuyas búsquedas religiosas fueron restringidas a la cocción y la limpieza de restos después del sábado. Rabi Najman ha expresado el deseo que sus seguidores instruyan a sus mujeres en los caminos de la jasidut, lo que demuestra que es completamente legítimo para las mujeres seguir el camino del servicio Divino. Este camino puede ser descrito según varios puntos básicos:
 
Rezo: Rabi Najman declaró: “La esencia de mi camino es el rezo” (Siaj Sarfei Kodesh 1, 492; vease también Likutey Moharán II, 93). Esta es una práctica universal que las mujeres también pueden relacionar con – sobre todo, la práctica de la Hitbodedut(meditación y oración en aislamiento), que Rabi Najman alabó como “lo más alto de todo” (Likutey Moharan II, 25). Idealmente, la Hitbodedut implica salir a los campos o bosques por la noche, hablándole al Creador durante una hora entera con las propias palabras. Las mujeres, sin embargo, deberían practicar la Hitbodedut de una manera modesta y en lugares razonablemente seguros, como en la casa o el patio trasero. Si es difícil encontrar el tiempo (y la energía) por la tarde, se puede practicar la Hitbodedutdurante el curso del día – incluso mientras se hacen las tareas de la casa.
 
Rabi Najman elogió a las mujeres que asisten la sinagoga y participan en los rezos públicos (Siaj Sarfei Kodesh 2, 1-663). Además de la lectura de los rezos del Sidur (libro de rezos), muchas mujeres de Breslev recitan los "Likutey Tefilot" (recolección de plegarias) del Rabi Natan, así como otras colecciones de rezos y súplicas.
 
Esta es una práctica tradicional de las mujeres casadas, rezar por sus familias y por todo el pueblo, especialmente durante el encendido de las velas de Yom Tov (festividad) o de Shabát (sábado). Algunas mujeres de Breslev tienen la costumbre de rezar en ese santo momento para que la luz del Rabi Najman llene el mundo.
 
 
 
El Estudio de la Torá: Aunque estrictamente hablando, las mujeres están exentas de la obligación de estudiar la Torá, en el mundo judío ortodoxo de hoy, las mujeres son alentadas a estudiar todas las partes de la Torá, relevantes a sus necesidades espirituales. Esto incluye Tanaj y sus Comentarios, el Midrash, la Halaja (Ley Judía), Musar, y obras Jasídicas. Históricamente, las mujeres de Breslev comenzaron a leer el Sipurey Maasiot, los trece relatos místicos de Rabi Najman, tan pronto como fueron publicados. En efecto, el Rabi animó a todas las mujeres a hacerlo, también porque sus historias pueden ser una segulá (remedio místico) para aquellas que son incapaces de concebir niños (Likutey Moharan I, 60).
 
 
Vida de Familia: Como Javá (Eva) en el Jardín del Edén, una esposa judía está llamada a ser un "Ezer kenegdo" (Génesis 2:18), una compañera fiel de su marido, que respeta y apoya sus esfuerzos en el servicio a Di-s. Esta es una parte importante de su servicio Divino, por el cual ella recibe la recompensa Divina (Tratado Ketubot 62b, Nedarim 50a, Berajot 17b). No menos importante, debe infundir a sus hijos la fe en el Creador y en los Tzadikim (Justos), así como honestidad, diligencia, y otros buenos rasgos de carácter. Más eficaz que las palabras de una madre es su ejemplo personal. Así, una mujer debe criar a sus niños como un medio importante para su propio desarrollo espiritual. El Rabi Najman una vez comentó que oyendo historias de Tzadikim en su casa cuando era un niño, estas le hicieron una impresión indeleble (Conversaciónes del Rabi Najman, 138). Es muy beneficioso para las madres leer tales historias a sus niños.
 
Caridad y Benevolencia: Nuestros sabios declaran que los rasgos que definen a las personas judías son “compasión, modestia, y bondad” (Tratado Yebamot, 79a). Mujeres de todas las edades deberían esforzarse por realizar hechos bondadosos, sobre todo visitando enfermos y mostrando hospitalidad a los invitados. Este último es considerado un grado más alto de caridad que dar dinero a una persona pobre, porque es una forma más inmediata y directa de beneficiar al receptor (Tratado Taanit, 21a). Cierta vez el Rabi habló de la nobleza del Precepto de la hospitalidad con su hija Sara. Siendo una joven mujer casada, ella se preocupó sobre su capacidad de realizar este Precepto correctamente. Observando su ansiedad, su padre añadió: ¿"Y qué se necesita para mostrar hospitalidad? Otra rebanada de jalá (pan de Shabát) – y un poco más de mantel" (Avaneha Barzel, Sijot, 2; Siaj Sarfei Kodesh 2, 1-97).
 
Rosh HashanáUman: Algunos recién llegados a Breslev creen que pasar Rosh Hashaná juntos en la ciudad de Uman, cerca de la tumba de Rabi Najman, fue siempre un acontecimiento "solamente para hombres". Sin embargo, antes de las purgas estalinistas, las mujeres también asistían a los servicios de rezo en la sinagoga de Breslev, el Kloiz, en Rosh Hashaná, así como en Shabát y en los Yom Tov. De hecho, la costumbre personal del Rabino Avraham Sternhartz al salir de la sinagoga era para saludar a las mujeres que estaban esperando afuera a sus maridos e hijos. La principal razón porque las mujeres hoy no  viajan a reunirse en Uman en Rosh Hashaná, es porque en las circunstancias presentes, sería imposible acomodar un número tan grande de mujeres sin violaciones serias del Tzeniut (recato). Sin embargo, grupos de mujeres viajan a Uman durante todo el año, donde también recitan el Tikún HaKlali, los Diez Salmos prescriptos por Rabi Najman para curar el alma. Los arreglos de viajes desde América para tales grupos, pueden ser hechos en la agencia "Nesia Travel" (los propietarios, Sr. y Sra. Shlomo Freída, son jasidím de Breslev) en la sección de Borough Park de Brooklyn, Brooklyn, 718-633-3800.
 
 
Continuará…
 
 

(Con la amable autorización de www.nachalnovea.com)

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

La madre de Rabi Najman, la Rabanit Feigue era una nieta del gran Justo el Baal Shem Tov. Sus hermanos la consideraron con tal respeto que la llamaron “Feigue la Profetisa”.