Lo Natural es Juzgarse

Toda persona posee la tendencia natural de juzgarse a sí misma por las cosas que ha hecho. En realidad, el hombre se juzga constantemente, pero el problema es...

4 Tiempo de lectura

Rabino Shalom Arush

Posteado en 08.08.09

Toda persona posee la tendencia natural de juzgarse a sí misma por las cosas que ha hecho. En realidad, el hombre se juzga constantemente, pero el problema es…

 
Los Cuatro Pasos del Arrepentimiento
 
Cuando el hombre no se comporta como es debido, es decir que transgrede un Precepto Divino, positivo o negativo, intencional o inadvertidamente, debe realizar el proceso del arrepentimiento para corregir lo hecho mal.
 
El proceso consiste en cuatro pasos, que son muy importantes. Debemos memorizar e interiorizarnos en ellos, para poder realizarlos inmediatamente después de haber transgredido y cometido un pecado.
 
Los pasos son los siguientes:
 
1)     La confesión oral. Debemos detallar nuestro pecado frente al Creador, diciéndole: "Cometí tal ycual acción".
 
2)     Remordimiento. Debemos sentir arrepentimiento por haber actuado en contra de la voluntad del Creador.
 
3)     Petición de perdón. Debemos pedir perdón al Creador como un niño a su amoroso padre.
 
4)     Compromiso futuro. Nos comprometemos a hacer todo lo posible para ser mejores y nunca repetir la transgresión.
 
Quien actúa según lo arriba descripto cada vez que transgrede, cumple un Precepto positivo por el cual recibirá también una recompensa. Pero lo esencial es que efectuando los pasos del arrepentimiento cada día, el hombre realiza la mejor medicina preventiva del mundo contra sufrimientos y tribulaciones, puesto que todos los pecados del hombre le son perdonados y no hay sobre él ningún Juicio en el Cielo. En otras palabras ¡el arrepentimiento diario es la mejor garantía para la felicidad!
 
Lo natural es juzgarse
 
Toda persona posee la tendencia natural de juzgarse a sí misma por las cosas que ha hecho. En realidad, el hombre se juzga constantemente, pero el problema es que lo hace de una manera errónea, con conceptos falsos que, en la mayoría de los casos, lo conducen a la conclusión que es una mala persona, que no tiene ningún valor, que es un incapaz o que es incorregible.
 
Es este un gran error que conduce al hombre a sentirse desesperado y deprimido por haberse fallado a sí mismo, a tal punto que no puede perdonarse. Esto le hace alejarse del Creador y caer en la herejía.
 
Consecuentemente, hay que tener conciencia de la siguiente regla: ¡La Mala Inclinación no está tan interesada en el pecado mismo, como en la tristeza y la depresión que arrastra! Porque no hay nada que aleja al hombre del Creador como la tristeza y la desesperación, ni siquiera el pecado o la transgresión que cometió. Por lo tanto, cuando el hombre se juzga correctamente, tiene el mérito de acercarse al Creador aun más de lo que estaba antes de su caída, porque el despertar que le llega mediante su resbalón espiritual, lo hará trabajar para corregirse de tal manera,que lo llevará a una perfección que no podría haber alcanzado antes de su transgresión.
 
Explicaremos como se debe realizar el “Auto-juicio”
 
Las Siete Reglas del "Auto-juicio"
 
El "Auto-juicio" correctivo del hombre consiste en estas siete reglas:
 
1)      ¡El Creador quiere el arrepentimiento, no la tristeza! Ante todo, debemos siempre preguntarnos: ¿Acaso la Voluntad del Creador es que me desespere por haber fracasado, o que me sobreponga y me arrepienta? Por supuesto que el Creador quiere mi arrepentimiento.
 
2)      Los Cuatro Pasos del arrepentimiento. Debemos realizar los Cuatro Pasos estudiados anteriormente: La confesión oral, el remordimiento, la petición de perdón y el compromiso de no volver a pecar. Y si te preguntas cómo puedes comprometerte, pasemos a la próxima regla:
 
3)      ¡El Creador no le manda al hombre una prueba que está más allá de sus fuerzas! En otras palabras, cada prueba que nos llega la podremos superar por medio del estudio y la plegaria. Y este debe ser nuestro compromiso: estudiar el asunto en el cual fracasamos y rezar para cumplir lo que aprendimos; lo que nos conduce a la próxima regla:
 
4)      El estudio. Debemos consagrar un tiempo cada día para estudiar sobre el tema que debemos corregir, leyendo libros y escuchando CD´s que tratan de esto. Es necesario también repetir nuestro estudio enfatizando los puntos esenciales. Es muy bueno escribir en un cuaderno una lista de los aspectos negativos de un mal rasgo o pecado, frente a la lista de las alabanzas de su reparación, y hacer un resumen de los consejos dados para la corrección. En conclusión, debemos ahondar en el asunto, con el fin de conocerlo perfectamente para ser cuidadosos la próxima vez.
 
5)      ¡Mediante la plegaria se puede lograr todo! Aunque nos es difícil cambiar en algo que tendemos a transgredir, debemos dedicar cada día un tiempo para rezar sobre ese tema y creer que con la multiplicación de nuestras plegarias podremos corregir y superar cualquier cosa. Debemos detallar nuestra plegaria para que sea rica en contenido, utilizando lo que aprendimos sobre esta cuestión. Debemos saber con antelación que es necesario prolongar las plegarias durante mucho tiempo y no esperar ver resultados inmediatamente. Si después de los rezos continuados empezamos a sentir que nos merecemos ser recompensados por nuestros esfuerzos, debemos pasar a la próxima regla:
 
6)      ¡No merecemos nada! Debemos saber que el Creador no nos debe nada. Desde la primera hasta la última plegaria debemos sólo pedirle Su ayuda como un regalo. Así no nos pondremos impacientes, no precipitaremos el curso de las cosas y no nos desanimaremos por el tiempo que toman ser aceptadas nuestras plegarias; y podremos prolongar nuestros rezos lo necesario, aunque tome mucho tiempo, y corregirlo todo. ¿Cómo se logra prolongar la plegaria? Para eso necesitamos la próxima regla:
 
7)      Agradecimiento y gratitud. Para que podamos aumentar nuestras plegarias, es necesario agradecer cada día por lograr estudiar y rezar diariamente sobre el tema que debemos corregir. Además, debemos meditar, ser atentos y agradecer cada punto, hasta el más pequeño, en el cual hemos progresado y mejorado. Así nos fortaleceremos mucho, y apreciaremos nuestro trabajo espiritual. También debemos agradecer sobre los asuntos que todavía estamos lejos de corregir y que debemos alcanzar a hacerlo, porque son para nuestro bien y es la mejor situación para nosotros, según las herramientas espirituales que tenemos en este momento. Nada mitiga más los Juicios Divinos que el agradecimiento del hombre al Todopoderoso. Cuando el Creador ve que el hombre concede valor al hecho que le da el merito de rezar sobre lo que debe corregir, de mejorar algunos puntos, y cree también que su alejamiento es para bien, Él le da entonces la fuerza para continuar. Prácticamente, el agradecimiento es la expresión de la fe del hombre en la Supervisión Individual del Creador, y que reconoce que todo es un don gratuito. Por el contrario, si no agradece, demuestra que no cree en esto verdaderamente y que no lo reconoce.
 
La regla del agradecimiento es a la vez la última y la primera, como un círculo. Porque en realidad, cuando el hombre realiza su trabajo espiritual, debe siempre preceder el agradecimiento a todo.
 
 
Continuará
 
 
(Extraído del libro "En el Jardín de la Fe" por R.S. Arush, Director de las Instituciones "Jut Shel Jésed" – "Hilo de Bondad")

Escribe tu opinión!

1. Tere

9/11/2020

Muchas Gracias Rab Shalom por considerar este tema que tanta falta nos hace para acercarnos al Rey del Universo de la manera segura y correcta .Espero con ansia la segunda parte. Bendiciones

2. Tere

9/11/2020

Gracias Rab

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Gracias a las reglas del "Auto-juicio", el hombre sabe que sus defectos están bajo la exacta Supervisión Divina y que su misión en esta reencarnación consiste en rectificarlas...

Material sobre este tema