Boleto de avión

Esta es una historia que llegó a nuestra redacción de Breslev Israel y que nos demuestra el tremendo poder de la emuná y la gratitud:

2 Tiempo de lectura

Rabino Shalom Arush

Posteado en 09.05.22

Esta es una historia que llegó a nuestra redacción de Breslev Israel y que nos demuestra el tremendo poder de la emuná y la gratitud:

Yo me crie en una familia de Jabad Lubavitch. Mi padre es director de una Casa de Jabad. Hace casi cinco años, conocí las enseñanzas de Rabí Najman de Breslev y del Rabino Shalom Arush. A partir de ese momento, yo comparto con mi familia todas las enseñanzas que aprendo. Poco a poco, ellos también van descubriendo todo este tesoro. Mi padre tiene una tienda de judaica en la que se venden también los libros y los CDs del Rabino Shalom Arush.

Un día, llegó a la tienda un joven soltero que no es observante y compró el libro En el jardín de los milagros. Al poco tiempo, el muchacho volvió a la tienda y le contó a mi padre que había terminado de leer el libro y había decidido hacer todos los días una hora de hitbodedut, durante la cual solamente Le daba las gracias por todo.

Una de las primeras cosas por las que dio las gracias fue por el hecho de que era soltero y todavía no había encontrado pareja.

Al cabo de unos días, la madre del muchacho, charlando con una amiga, le contó que su hijo no tenía pareja y la amiga le contó que conocía a una joven muy buena que tal vez fuera compatible. La joven estaba en Canadá y le dio su número de teléfono. Así fue como se conocieron y empezaron a estar en contacto por teléfono. Al poco tiempo, decidieron casarse incluso sin conocerse personalmente.

Cuando el joven le contó esto a mi padre, le dijo que, durante todo ese tiempo, había continuado dando las gracias a diario. Pero la historia no termina aquí.

“Mi más grande dificultad era volar a Canadá, porque el viaje es muy caro y yo no contaba con los medios”.

No obstante, el joven ya conocía el método infalible: si tenía alguna dificultad, solamente tenía que dar las gracias.

El joven hizo una sesión de agradecimiento de una hora entera por no tener dinero para viajar a Canadá a reunirse con su comprometida. Transcurrieron apenas unas horas y un amigo suyo lo llama para decirle que había decidido regalarle un pasaje a Canadá para que pudiera viajar y conocer a la novia y a su familia.

Lo primero que hizo el joven fue darle las gracias a Hashem y entonces fue corriendo a ver a mi padre para contarle muy emocionado las grandes salvaciones que había obtenido gracias a la gratitud. Gracias a Dios, el joven se comprometió a ponerse los tefilín y a asistir al servicio de Selijot antes de Rosh Hashaná.

En estos días esta pareja está a punto de casarse. ¡Gracias a Hashem!

Escribe tu opinión!

1. Daniel

5/10/2022

Gracias Hashem!!!

2. Liliana Villafuerte

5/09/2022

Hashem es TODO, es bueno y Misericordioso

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Hacía ya cinco años que se había casado y todavía no tenían hijos. La pobre pareja ya estaba casi desesperada!