La belleza de Joe Biden

Pasa otra semana más, y de la boca del presidente de los EEUU surgen frases que nos tienen a todos rascándonos la cabeza…

3 Tiempo de lectura

David Ben Horin

Posteado en 10.05.22

Pasa otra semana más, y de la boca del presidente de los EEUU surgen frases que nos tienen a todos rascándonos la cabeza…

¿Acaso el Sr. Joe Biden está sufriendo un declive cognitivo? ¿Acaso hay personas de las que no sabemos nada que están dirigiendo el país?

Esta es una gran noticia para todos nosotros.

Si Joe Biden no está tomando las decisiones, entonces todo lo que dice, y todo lo que todos los programas de televisión, los periódicos, los blogs y las redes sociales están diciendo basándose en lo que él dice, es pura tontería.

Yo trabajo con datos. En mi sector, todo el mundo dice: Lo único peor que una mala decisión es una buena decisión basada en una mala información.

Todo lo que aprendemos de las pantallas de todo tipo sobre la política se basa en mala información. Las opiniones que formulamos son una absoluta pérdida de tiempo. Las emociones que gastamos en ello son una pérdida de energía.

¡Baruj Hashem!

La alternativa sagrada

Si las noticias políticas son una mentira, ¿cómo sabemos lo que está pasando en el mundo? ¿Cómo sabemos cómo reaccionar ante ello?

Recordemos Quién dirige todo.

Joe Biden puede ser un rey, al igual que Naftali Bennett, Vladimir Putin y Boris Johnson, pero Hashem es el Rey que reina sobre todos los reyes. Lo decimos tres veces al día en el rezo del Aleinu.

Si estamos dispuestos a dedicar sesenta minutos de nuestra vida para leer sobre todos aquellos que gobiernan las distintas partes del mundo, tendremos una gran oportunidad de dedicar aún más tiempo a aprender sobre Aquel que gobierna sobre todos los cielos y la tierra.

Nuestra Torá es verdadera.

Todo lo que leemos de nuestro Rey y lo que Él quiere de nosotros es la verdad. El noventa por ciento de lo que leemos sobre los líderes del mundo son fragmentos de información con opiniones disfrazadas de conclusiones.

Cuando leemos sobre los reyes de la tierra, nos enojamos. Nos enfadamos. Nos sentimos impotentes.

Pero cuando aprendemos acerca de nuestro Rey, el Rey del universo, nos sentimos elevados. Nos sentimos fortalecidos. Nos sentimos más cerca del Rey de reyes que nos acerca a Él con cada letra de Su Torá que leemos.

Lectura sin riesgo

¿Ha habido alguna vez alguien que haya sido transportado a Washington, Moscú o Londres al leer un artículo del New York Times?

Incluso si lo que decimos acerca de Naftali Bennett, Volodymyr Zelensky o el jefe de gabinete de Joe Biden, Ron Klain, es cierto, todos ellos son judíos.

Cualquier cosa negativa que digamos acerca de ellos, especialmente las historias, es lashon hara. Es chismorreo. Acabamos de leer en la parsha Kedoshim “¡No podrás ir con chismes!” (Vaikra 19:16).

Incluso si pensamos que están haciendo mal, pueden hacer teshuva mañana. Entonces habremos hablado lashon hara en contra de un judío arrepentido.

Es como darle un préstamo con intereses a un judío no observante. Técnicamente, es algo que se puede hacer, porque él no está guardando las mitzvot. Sin embargo, una vez que haga teshuva, tendrás que devolverle todos los intereses que le hayas sacado.

¿Quieres correr ese riesgo?

En el saber

Vivir bajo la suposición de que Joe Biden no tiene control sobre su propio país y que las cosas que dice se basan en una cantidad muy limitada de información que personas de las altas esferas le dicen resulta liberador.

Nos emancipa de ser esclavos de las noticias porque sabemos que ningún periodista tiene acceso a lo que realmente sucede. Después de todo, ¿a ustedes les parece que las personas que realmente están en los pasillos del poder quieren que sepamos lo que están haciendo?

Cuando decidimos que las noticias son una pérdida de tiempo, nos estamos liberando del pecado de desperdiciar el valiosísimo tiempo que nuestro Rey nos da para acumular mitzvot y méritos para el Mundo Venidero.

Ahora podemos utilizar el tiempo del que disponemos (en vez de mirar las noticias las 24 hs del día) a aprender más sobre Shmirat HaLashon (cuidar la lengua y no hablar más de los demás), Shmirat HaBrit (cuidar el pacto de santidad), y ser personas más felices que Le rezan a Hashem con todo el corazón, estudiando Torá, y sonriéndole a cada persona sin guardar rencor.

Esta es la clave para abrir la bóveda de la alegría en esta “era de la información”: reconocer que no sabes nada excepto lo que tu Verdadero Rey te está diciendo.

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Si te atreves a decir que crees en los valores de tu país, te pueden cancelar de las plataformas de medios sociales.