La gratitud y el entendimiento

Cada vez que la persona da las gracias por todo lo que le tocó en la vida hasta el día de hoy, la cosa no termina ahí. Uno empieza a entender muchos puntos importantes de la vida...

2 Tiempo de lectura

Rabino Shalom Arush

Posteado en 18.09.22

Cada vez que la persona da las gracias por todo lo que le tocó en la vida hasta el día de hoy, la cosa no termina ahí. Uno empieza a entender muchos puntos importantes de la vida, y estos son:

  • No me merezco ni una milésima fracción de todo lo que Hashem me da
  • Cuánto me ama Hashem y cuánta bondad hace conmigo, a pesar de que yo soy tan imperfecto
  • Hasta qué punto Hashem es Compasivo, que le tiene compasión incluso a la persona que no se la merece
  • Cuánta vergüenza debería sentir delante de Hashem
  • Cómo me atrevo siquiera a pedirle cosas y sentir que me las merezco
  • Cuánta bondad Hashem hizo conmigo hasta el día de hoy y yo, como un ciego, no quise ver todas esas bondades
  • Cómo es posible que no me pase el día bailando de la alegría
  • Cuánto amor debería sentir por Hashem
  • Tengo que retornar a Hashem y arrepentirme por el hecho de no haber agradecido lo suficiente hasta el día de hoy
  • Si en lo más profundo de mi corazón alguna vez pensé que, Dios no lo permita, Hashem es malo conmigo, tengo que arrepentirme de eso y sentir mucha vergüenza y pedirle perdón, porque Hashem es Tzadik, Hashem es Bueno no importa lo que pase.
  • A partir del día de hoy, no he de sufrir ninguna carencia. La única carencia es que no doy las gracias en medida suficiente.
  • Tengo que recordarme a mí mismo que tengo que dar las gracias por cada cosa.

Cada persona puede agregar a esta lista más puntos según crea conveniente y estoy seguro de que hay mucho más por agregar. Y cada vez que des las gracias, deberás llegar a un nivel más profundo del amor y la comprensión y la compasión que Hashem te tiene, como así también tu anhelo de dar las gracias cada vez más.

Cuando uno hace esto, fortalece y consolida su emuná, y su amor a Hashem, haciendo que retorne por completo a Él y se arrepienta de todas las faltas que comete al estar triste, preocupado por las deficiencias, frustrado, y demás.

Debemos comprender que no hay justificación para estar tristes. Nunca. No importa lo que pase. La tristeza, las quejas, las lamentaciones son todos sentimientos que no tienen justificación alguna. Da lo mismo si el sufrimiento te fue causado por otra persona o si te lo causaste tú mismo por medio de tus errores – en ambos casos el sufrimiento es injustificado.

Escribe tu opinión!

1. Angelica

11/11/2022

Shalom, gracias BARUJ HASHEM por cada segundo de mi vida qué respiro, por permitirme estar aquí sobre la faz de la tierra viendo la hermosura de tu Creación, muchas gracias Padre Divino.

2. Isabel cardenas

9/25/2022

Amen rabino. Dios lo bendiga.

3. Armando Osorio

9/23/2022

Gracias Rabino S

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Yo siempre digo que es muy bueno repetir una y otra vez a lo largo de la vida que nosotros, al fin y al cabo, somos solamente “autoestopistas”