El Rostro del Tzadik

Mucha gente se pregunta por qué muchos judíos (y también no judíos) acostumbran tener en sus casas fotos de líderes espirituales – tzadikim- o llevarlas en el bolsillo o en el auto.

2 Tiempo de lectura

Rabino Yitzchak Ginsburgh

Posteado en 06.10.13

Mucha gente se pregunta por qué muchos judíos (y también no judíos) acostumbran tener en sus casas fotos de líderes espirituales – tzadikim-  o llevarlas en el bolsillo o en el auto.

Mucha gente se pregunta por qué muchos judíos (y también no judíos) acostumbran tener en sus casas fotos de líderes espirituales – tzadikim-  o llevarlas en el bolsillo o en el auto. No es solamente que el rostro del tzadik es bello, un verdadero símbolo de Divinidad en este mundo, ni tampoco solamente que uno quiere conectarse con el líder espiritual, con el tzadik. Muchas veces, la persona que tiene la fotografía en su vida vio al tzadik en persona y tal vez ni siquiera conozca sus enseñanzas.

El rostro del tzadik no sólo que es una imagen bella de contemplar sino que además ejerce un efecto específico en aquel que lo mira. Uno de los tzadikim que más influyó en esta práctica fue el Rebe de Lelov, que fue contemporáneo del Rebe de Lubavitch, y que estaba muy conectado a él. El Rebe de Lelov una vez le dijo a un individuo que era muy importante tener un retrato del Rebe de Lubavitch para que pudiera contemplarlo todo el tiempo, porque esto le infunde a la persona temor de Dios.

A partir de esta pequeña anécdota aprendemos que es muy importante que cada niño tenga una foto de un tzadik verdadero en su casa, para que aprenda a tener temor del Cielo.

El actual Rebe de Lelov aprendió esto de su bisabuelo, el Rebe Moshe de Lelov, que era el hijo del primer Rebe de Lelov, Rebe David, quien falleció el 13 de Tevet de 5611 (1861).

Rebe Moshe de Lelov fue uno de los grandes guías espirituales que anhelaba vivir en la Tierra de Israel. Hacia finales de su vida revelada en la tierra, en su 74º año de vida, y tras sufrir tremendas dificultades, el Rebe logró emigrar a la Tierra de Israel, pero solamente vivió allí 74 días. Por supuesto, sus hijos y sus nietos emularon su ejemplo y continuaron viviendo en la Tierra Santa.

Cuando uno contempla el rostro del Tzadik, uno se llena el corazón de temor del Cielo, de amor a Dios, de amor al pueblo judío, de amor a la Torá y de amor a la Tierra de Israel  – y de amor a todas las cosas buenas que uno verdaderamente debería amar.
 

Escribe tu opinión!

1. Luisa salinas

8/29/2018

Estoy confusa no es lo mismo q idolatrar

2. Luisa salinas

8/29/2018

El rostro del tzadik

Estoy confusa no es lo mismo q idolatrar

3. Breslev Israel

8/09/2018

No es idolatría

Nosotros no "adoramos" ni "nos inclinamos". Puedes tener una foto del tzadik contigo si quieres y si no quieres, no, pero NO es idolatría. Está escrito: "Y tus ojos verán a tu maestro" (Isaías 30:20).

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Esta porción de la Torá es el canto de Moshe Rabbeinu, que nos enseña a convertir la Torá en una canción y en una plegaria.