Lluvia de crecimiento

Cuando la vida va exactamente al revés de lo que tenemos planeado, cuando fracasamos una y otra vez, esos son los momentos de crecimiento!

3 Tiempo de lectura

Rajeli Reckles

Posteado en 16.04.2016

Estoy triste de que el invierno haya terminado aquí en Israel. ¡A mí me encanta el frío! Pero por otro lado, estoy MUY aliviada de que mis hijos puedan salir a jugar afuera en vez de pasarse el día peleando en casa, especialmente cuando tengo que limpiar la casa para Pesaj. Esa parte no es tan divertida. No obstante yo sigo extrañando los cielos grises y el aliento lleno de bruma.

 

La lluvia tiene un efecto de crecimiento mágico acá en Israel. En la época invernal, Israel recibe toda la cantidad de agua que Hashem le va a dar hasta el otoño siguiente. Así que anhelamos y rezamos para tener mucha lluvia.

 

La mayoría de la gente acá  no es de Miami Beach como yo así que no saben apreciar el tiempo invernal como yo. Mi marido, que es de Chicago, no se vuelve loco con la novedad de las pesadas lluvias heladas. Hay mucho menos sol que en verano y la temperatura es mucho más baja. Uno pensaría que esto no ayuda a que crezcan los árboles y las plantas. ¿No sería más sensato si el verano fuera la época fértil, con todos sus largos días llenos de sol?

 

Pero justamente eso es lo  que Hashem nos está enseñando: ¡Nuestros momentos de mayor oscuridad son los momentos en que más crecemos!. Cuando nos sentimos presionados, cuando la vida va exactamente al revés de lo que tenemos planeado, cuando fracasamos una y otra vez, esos son los momentos de crecimiento!

 

Lo que pasa es que todavía no podemos ver los efectos.

 

Crecer nunca es un proceso fácil y de allí el concepto de “dolores de crecimiento” .así que yo combiné este concepto con el belllo y lluvioso invierno y llegué a este concepto nuevo: lluvias de crecimiento, que a decir verdad, se merecería un Premio Nóbel…

 

En Israel, la lluvia llega en un momento en que el tiempo es menos amable, en que la gripe arrasa con todo, en que el sol se pone a las cuatro de la tarde. Hashem quiere que recordemos que los momentos de crecimiento no vienen con el brillo del sol y las mariposas. Llegan con mucho dolor, angustia y errores.

 

 

Rabí Najman nos enseña que los momentos en los que pensamos que estamos retrocediendo en realidad, estamos creciendo. Lo que percibimos como un estancamiento o incluso un retroceso es realmente un ascenso espiritual al nivel que sigue. El motivo por el cual todo parece oscuro es porque en la parte inferior de este nivel superior se oculta la luz.

 

Por eso, ¡no se desesperen! Esos momentos en lso que piensas que tu mundo se está cayendo a pedazos son en realidad los momentos que te van a catapultar a la próxima estratósfera espiritual! Sé feliz por esos momentos lo máximo que puedas. Sé que es difícil y a veces imposible conservar la alegría en estos momentos de crecimiento oculto y es por eso que debemos activar nuestro poder de la emuná y forzarnos a nosotros mismos a ser felices y dar las gracias! ¿Qué otra opción nos queda? ¿Ser unos desdichados? De cualquier forma vamos a tener que seguir sufriendo al pasar por ese desafío en particular. Así que no es mejor por lo menos tratar de fortalecer nuestra emuná y confiar en Hashem?

 

Dice Rabí Najman que la felicidad es una elección. Tenemos que elegir ser felices. Y no podría tener más razón. Por naturaleza, el hombre tiende a la tristeza y las quejas. Por eso, si queremos ser felices, tenemos que esforzarnos para superar nuestra naturaleza innata. La pregunta es cómo lo hacemos.

 

Pidiéndole a Hashem que nos ayude!

 

Con la ayuda de Hashem, nuestras lluvias de crecimiento van a ser mucho más fáciles de capear y con Su bendición, vamos a ver los resultados temprano, más que tarde.

 

Pueden enviar sus preguntas, y en especial sobre temas como el noviazgo, el matrimonio, la educación de los hijos y el rol de la mujer. Escriban a racheli@breslev.co.il

 

 

Próximo artículo

Todo el que tiene un corazón altivo es una abominación para el Eterno; mano a mano no quedará impune. (Proverbios 16:5)

Material sobre este tema

Featured Products