Adiós Facebook!

Facebook, Twitter y los iphones son todos recursos maravillosos cuando son usados en la forma debida pero nos distraen

3 Tiempo de lectura

David Perlow

Posteado en 16.10.2016

La fuerza del mal en el mundo sabe que estamos apenas a una generación de distancia de ver el Templo Sagrado y la llegada del Mashíaj, si no antes. En ese sentido, la mala inclinación está utilizando todas las fuerzas posibles para frustrar nuestros intentos de unirnos y acercarnos a Hashem. Y en especial está atacando a nuestros jóvenes. Facebook, Twitter y los iphones son todos recursos maravillosos cuando son usados en la forma debida pero por lo general son nocivos, porque nos distraen de nuestro propósito final y verdadero. Al perder el tiempo en juegos sin importancia o al tratar de lucir perfectos en nuestro perfil de Facebook, no nos estamos enfocando en nuestro propósito en la vida. Nos preocupa más que nada qué aspecto tenemos, qué piensa la gente de nosotros y qué fotos nos conviene subir. Pero nos olvidamos de lo verdaderamente importante.

  

Los medios sociales no son la realidad y además consumen un montón de tiempo y a veces nos pueden llevar a una sensación de vacío y falta de autoestima, por no decir nada de la forma en que atacan a nuestros hijos con las adicciones porno y demás formas de abuso cibernético. Por desgracia, esa es la realidad de nuestros jóvenes hoy en día. Lo más triste es que para ellos, el que se desconecta de estos recursos está “out”. Entonces estamos todos de acuerdo en que el enemigo es tremendamente poderoso y que necesitamos aplicar los músculos para luchar contra la oscuridad y traer la luz. Pero ¿cómo?

 

La gente me pregunta de dónde saqué las fuerzas para mudarme a Israel y hacer acá el servicio militar, sin saber el idioma, siendo bastante mayor que los demás soldados, haciendo cosas tan difíciles… La respuesta es que me libré de mi página de Facebook y eso me permitió enfocarme en lo que pensaba que Hashem quería que yo hiciera, sin tratar de lucir “cool” para nadie… En vez de pensar qué pensaría la gente de mí si yo usaba kipa o estudiaba Torá, lo que realmente me importaba era lo que a Dios Le importaba: que prosperara en la Tierra de Israel y me enfocara en mi meta en la vida.

 

Para nosotros los padres, educar a nuestros hijos es básicamente enseñarles emuná.

 

Y qué es la emuná? La fe pura y simple…

 

La fe en que todo proviene de Dios. De que todo es para bien y que existe un motivo para cada cosa que pasa. Tenemos que enseñarles que cada uno de ellos es una persona ÚNICA y debemos alentarlos y mostrarles lo fuertes que pueden llegar a ser si se enfocan en lo que deben. Tenemos que esforzarnos por ser un buen ejemplo de emuná y darles a nuestros hijos una atmósfera positiva en la casa, que posibilite la comunicación y la confianza. Además tenemos que asegurarnos de que ellos sepan que Hashem está esperando escuchar sus plegarias y que Él valora enormemente cada palabra que ellos Le dirigen.

 

Tenemos que entender que Hashem no trajo al pueblo de Israel de regreso a su tierra solamente para que tengan una bandera y un ejército. Hashem Mismo tiene un plan para nuestro pueblo, para que un día este vuelva a ser una luz para las naciones ayudando a la humanidad a todos los niveles – medioambiental, político, socio, económico y principalmente, espiritual. Esa es la toda la idea del Templo Sagrado: llevar paz al mundo. Esa es la expresión de nuestra fe en la Torá que recibimos en el Monte Sinaí.

 

Pero para llegar allí hay que pasar por muchas cosas. Nuestra misión es traer el Templo Sagrado a través de la paz para beneficio de toda la gente. Uno tiene que vivir esto antes de poder transmitírselo a sus hijos. Hay solamente unos pocos millones de judíos en el mundo y solamente un pequeño número de ellos creen en esta realidad para el futuro de Israel. Los judíos somos el 0,1 por ciento de la población mundial. Si ustedes están internalizando estas palabras entonces ustedes tal vez sean el 0,04 por ciento. Esto es algo de lo que pueden estar muy orgullosos. Eso es lo que queremos que sientan nuestros hijos.

 

Antes de Yom Kipur, minimicemos nuestro uso de los medios sociales para poder así enfocarnos en nuestra verdadera misión en la vida, que es fortalecer nuestra emuná y ser una verdadera luz para el mundo. Pongamos el ejemplo para nuestros hijos y cambiemos nuestros propios hábitos antes de darles sermones a los demás. Únicamente a través del ejemplo y de muchas plegarias vamos a poder influenciarlos para bien. Deseándoles mucho éxito para el Nuevo Año y que tengan todos mucha armonía en sus hogares y tengan el mérito de ver siempre a sus familias caminando por el camino de Hashem!

Escribe tu opinión!

1. Enid Quetell

10/14/2016

Alerta

Shalom desde Puerto Rico, actualmente el internet es mi única conexión física para estudiar y fortalecer mi emuná. Ya hace un mes atrás, todos los días recibo mensajes de que alguien se está tratando de meter en mis cuentas de emails, y no es desde mi país. También, cuando escribo temas para estudio en youtube y escojo que aparezcan primero los recientes, salen fotos y videos con mensajes oscuros. Uno trata de purificar su mente, y aparecen estas cosas. Pruebas para superar, eliminar y crecer.

2. Enid Quetell

10/14/2016

Shalom desde Puerto Rico, actualmente el internet es mi única conexión física para estudiar y fortalecer mi emuná. Ya hace un mes atrás, todos los días recibo mensajes de que alguien se está tratando de meter en mis cuentas de emails, y no es desde mi país. También, cuando escribo temas para estudio en youtube y escojo que aparezcan primero los recientes, salen fotos y videos con mensajes oscuros. Uno trata de purificar su mente, y aparecen estas cosas. Pruebas para superar, eliminar y crecer.

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Un día, poco antes del mediodía, estaba en casa y de repente llega el hijo de la escuela, llorando

Featured Products