Insoportable

Tengo 50 años y hace 27 que estoy casada. Nuestro matrimonio no es feliz. Él dice que me ama pero me insulta

3 Tiempo de lectura

Rajeli Reckles

Posteado en 29.07.18

Querida Rajeli:

 

Tengo 50 años y hace 27 que estoy casada con mi marido. Nuestro matrimonio no es feliz, puesto que él es una persona muy arrogante. Él dice que me ama pero me insulta y además tiene mil exigencias, como si yo fuera un objeto que le pertenece. Ahora estamos separados y estamos pasamos por dificultades financieras muy grandes. Él quiere que yo vuelva con él pero me sigue insultando y no me trata con cariño. La verdad es que no entiendo por qué sigo con él, pero es que simplemente no logro romper con este matrimonio. ¿Por qué Dios permite que me esté pasando todo esto?

 

Julia            

 

Querida Julia:

 

Por lo menos te das cuenta de que él no te trata como un marido debe tratar a su mujer. ¡Eso ya es un gran logro! Tu marido, por el contrario, sigue pensando que te ama si bien te trata de una manera terrible. Por desgracia, él todavía tiene mucho por aprender.

 

En cuanto a ti, tú eres consciente de que no deberías estar con él, pero no sabes por qué sigues estando.

 

Hay muchos motivos por los cuales sigues estando con él, muchos más de los que yo pueda pensar. En general, la gente permanece en situaciones incómodas porque les resulta incluso más incómodo enfrentar una realidad que desconocen. Por lo menos en la situación en la que ya están saben lo que pueden esperar y han aprendido a soportar el sufrimiento, si bien este les hace mucho daño.

 

En el caso del abuso, parecería que una temática en común entre todos aquellos que sufren de abuso es una profunda falta de autoestima y autorespeto. La persona sana que tiene por lo menos una medida de respeto por sí misma no va a tolerar que la traten de esa manera.

 

Pero ahora dejemos de lado todas estas consideraciones y concentrémonos en otra cosa.

 

Veamos tu pregunta desde una perspectiva espiritual.

 

Cuando una persona se encuentra en una situación difícil, especialmente cuando parece no haber solución a su problema, uno puede preguntarse: “¿Por qué Dios me está castigando?”.

 

Con los años, gracias a las enseñanzas de mis rabinos, he llegado a la conclusión de que Dios no castiga a nadie.

 

Nosotros nos castigamos a nosotros mismos.

 

Mientras sigamos en forma voluntaria en la misma situación difícil, nosotros somos los que prolongamos ese sufrimiento.

 

NO Dios.

 

Aquellos que tienen una mayor conciencia espiritual podrán objetar: “¡Pero la situación proviene de Dios! ¡Ciertamente es una forma de castigo!”.

 

¿Mi respuesta?

 

¡De ninguna manera!

 

Cuando una persona parece estar atascada en una determinada situación, en la que no sabe cómo va a hacer para salir adelante, cuando ya perdió toda esperanza y se ha resignado a vivir (o morir) así, eso es lo que yo llamaría una situación insoportable.

 

La gente que está en estas situaciones puede llorarle a Dios: “¡Por favor, Dios mío, rescátame de esta terrible situación!”.

 

Y muchas veces, Dios responde: “Yo no soy quien debe rescatarte. Tú debes rescatarte a ti mismo-a!”.

 

 

Esta clase de situación es sorprendemente similar al Éxodo de los israelitas de Egipto, cuando estaban atrapados entre el Mar Rojo y los egipcios que los perseguían. ¿Qué hicieron ellos cuando parecía no haber ninguna solución?

 

Le pidieron a Dios a gritos que los rescatara. ¿Y qué les respondió Hashem?

 

“¿Qué quieren que Yo haga? ¡Salten al mar!”.

 

Recién cuando el valiente Najshon ben Aminadav saltó al mar, este de repente se abrió para que pasara el resto del pueblo

 

La lección es muy clara. Hashem quiere que demos el primer paso para cambiar la situación en la que estamos. A veces, la plegaria por sí sola no alcanza. Necesitamos hacer algo en el mundo físico que nos lleve al cambio.

 

Y esto nos lleva a otro aspecto más de la cuestión: ¿por qué Dios deja que la situación se vuelva tan pero tan mala que ya no puedes soportarla?

 

Sorprendemente, la respuesta vuelve a ser la misma: ¡ÉL QUIERE QUE TÚ HAGAS EL CAMBIO!

 

¿Fui lo suficientemente clara?

 

Hashem sabe que hasta que la situación no se vuelve insoportable, nadie te va a convencer de vayas a esa zona desconocida. A veces Él se ve obligado a ponerte en una situación en la que la solución para ser imposible.

 

Julia, espero que estas ideas te ayuden a ti y a otros que están en situaciones similares para que tengan la fuerza necesaria para cambiar la situación tan difícil en la que están. Si bien entiendes que es inaceptable que te traten de esta forma, hasta que no entiendas que la decisión difícil de dejar a tu esposo es parte de lo que necesitas para poder crecer, vas a seguir atascada en este matrimonio.

 

Recapitulando, en cada situación difícil en la vida, Hashem quiere que aprendamos y crezcamos. Él no quiere castigarnos. Y cuando la situación se vuelve insoportable, debemos recordar que Hashem nos está gritando, rogándonos que la cambiemos.

 

De nosotros depende escucharlo.

 

Con mis mejores deseos, me despido

 

Rajeli

 

 

Escribe tu opinión!

1. Yaoska

6/20/2021

Es sorprendente la capacidad de soportar tanto maltrato. Estuve un tiempo confundida porque cuando tienes Emuna debes agradecer y tener paciencia. Esto me había llevado a soportar . Pero el Creador en su infinita bondad se apiadó de mí y alejó a esta persona. Recién me divorcie de un matrimonio que era fingido para favorecer a este hombre que solo quería sacar ventaja de mi por los sentimientos que un día tuve hacia él. Pero hoy estoy convencida que me favoreció tanto esta experiencia. Hoy tengo claridad que el Creador dirige el mundo. Gracias Rajeli.

2. dorheli

2/13/2021

gracias por tratar estos asuntos conyugales. BENDICIONES!

3. Anónimo

12/04/2020

Perdon Rajeli, Dios permite que la situacion se vuelva, dura, pesada, dificil, dolorosa, pero no insoportable, el limite de insoportable, lo ponemos nosotros, cuando nos conducimos por caminos mas largos y complicamos mas las dos vidas y nuestra cabeza, como dice Rabino Arush, falta oracion, suplica, Emuna y que apoyemos tambien con nuestra oracion si esa alma no ve cambios.

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Un día, alguien me dio el libro Las Puertas de la Gratitud y mi vida cambió instantáneamente...