Cómo desactivar las emociones negativas

Una vez que empiezas a hablar con Dios, en vez de sentir pánico tres días seguidos, solamente vas a sentir pánico tres minutos.

2 Tiempo de lectura

Rivka Levi

Posteado en 19.09.2019

A medida que pasamos más tiempo hablando con Dios acerca de lo que nos está pasando en la vida, toda clase de emociones negativas tales como el miedo, la ansiedad, la ira y el odio, empiezan a desaparecer con bastante rapidez. Pero eso no significa que uno vaya a sentirse inmediatamente feliz por todo lo que le pasa o que esas emociones negativas simplemente se desvanezcan para nunca retornar.

 

Tal como ocurre con todas las cosas que tienen un cierto valor, desactivar las emociones negativas es un proceso largo. Incluso si te esforzaste por trabajar sobre tu lado espiritual durante un tiempo, probablemente sigas poniéndote como loco cuando te enteras de un atentado terrorista; probablemente sigas sintiendo pánico cuando a tu marido lo despiden del trabajo y probablemente sigas odiando a esa amiga que te dio una cuchillada por la espalda, pero en vez de seguir “hirviendo por dentro” por eso durante semanas, meses o incluso años, ahora vas a poder devolverle todos esos problemas a Dios y desactivarlos mucho más rápido.

 

Cuando haces eso en forma asidua, vas a ver que Dios empieza a ayudarte a limpiar todas esas experiencias, reacciones y sentimientos negativos de modo que no tienen la posibilidad de causar un daño permanente a tu salud y tu bienestar.

 

Una vez que empiezas a hablar con Dios, en vez de sentir pánico tres días seguidos, solamente vas a sentir pánico tres minutos. En vez de sentir que vas a vomitar de los nervios, solamente vas a sentir un poco de sequedad en la boca. En vez de no poder dormir durante meses enteros, vas a tener una sola noche sin dormir bien, lo vas a hablar con Dios al día siguiente, y después te vas a sentir muchísimo mejor.

 

Estas sesiones de Jugo Divino te van a ayudar a desintoxicar el alma de todo sentimiento negativo, y esto es por tres motivos:

 

  1. Dios realmente puede solucionar tus problemas

 

Dios es el único que realmente puede solucionar tus problemas, no solamente ponerles una “curita” para calmarlos. Los problemas difíciles te van a seguir causando estrés, pero cuando hablas con Dios de tus dificultades, no sólo que te vas a sentir mucho mejor sino que realmente eso te puede ayudar a encontrar la solución.

  1. Te ayuda a analizar lo que te está pasando realmente por la cabeza

 

Tal como ya hemos dicho, la mayoría de la gente tiene problemas para identificar sus propios defectos, su mal comportamiento y sus reacciones inapropiadas. Cuando te esfuerzas por hablar con Dios de todo lo que te está pasando, eso te ayuda a desarrollar un mayor nivel de objetividad para trabajar sobre tus propios defectos y mejorar como persona.

  1. Recibes mucha ayuda Divina para encontrar las soluciones a tus problemas

 

Cuando haces que Dios participe para encontrar solución a tus problemas, ya sean de salud u otros, puedes estar seguro de que las soluciones que vas a descubrir van a ser rápidas, fáciles y eficaces. Pero cuando Dios se “queda afuera”, entonces es probable que continúes con esos problemas durante años, tratando sin éxito de resolver problemas tales como la ira o la ansiedad, sin realmente descubrir las verdaderas causas de tales emociones negativas.

 

Tal como dice el refrán: un buen diagnóstico ya es la mitad de la curación.

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Alex está desempleado, no puede estudiar, su matrimonio está en ruinas y se pasa el día durmiendo.

Material sobre este tema