Una historia singular

Hacía ya cinco años que se había casado y todavía no tenían hijos. La pobre pareja ya estaba casi desesperada!

3 Tiempo de lectura

Rabino Shalom Arush

Posteado en 17.05.22

Un día un alumno mío fue a distribuir libros y CDs por una ciudad de Israel. Tocó a la puerta de una familia y se puso a charlar con ellos. La madre le contó acerca de sus hijos, que hacía ya cinco años que se había casado y todavía no tenían hijos. La pobre pareja ya estaba casi desesperada.

Cuenta mi alumno:

Justo mientras hablábamos, llegó al departamento la pareja en cuestión y enseguida vi que estaban muy tristes. Sentí que Hashem nos estaba mirando desde Arriba. De hecho, yo conozco a esta familia, pero jamás había visto a este hijo. Y justo ahora que estábamos hablando de él, llega de visita con su esposa. Le pregunté por qué estaba tan triste y me contó que estaba casado hacía ya cinco años y todavía sin hijos. Les dije que si seguían así de tristes, no iban a poder tener hijos… Pero que si daban las gracias, iban a ser padres muy pronto. Charlé un buen rato con ellos acerca de la importancia de la gratitud y les transmití todas las enseñanzas que aprendemos en los libros, los folletos y los CDs y les dije que Hashem no les debía absolutamente nada. Que Hashem había decidido que, por el momento, eso era lo mejor para ellos. Y que tenían que aceptar la situación tal como era, aceptando el hecho de no tener hijos. Y así debían decirle a Hashem:

“Amo del Universo, gracias. Gracias por lo que tenemos y gracias por lo que nos vas a dar o no nos vas a dar. De un modo o de otro, estamos contentos. Gracias, Dios mío. Estamos felices con todo lo que decidas para nosotros”.

Y les dejé “tarea para el hogar”: les di el más grande regalo que uno puede recibir en este mundo – los libros de emuná y las Joyitas de emuná.

Al cabo de cuatro meses…

Al cabo de cuatro meses, volví a la misma casa. Al tocar a la puerta, no van a creerlo… Nuevamente encontré a aquella pareja y, al verme, el joven vino corriendo a abrazarme y me dio la gran noticia: que su esposa había quedado embarazada. Y esto fue lo que me dijo:

Desde el momento en que conversamos, empecé a ir a la sinagoga todos los Shabat y me acercaba al Arca donde están los rollos de Torá y allí Le daba las gracias durante diez minutos al Creador por el hecho de no tener hijos, tal como me enseñaste, y tal como leí en los libros, y a los dos meses, mi mujer quedó embarazada. ¡Es increíble el poder de la gratitud!

En mis años de difusión, me topé con muchas historias y muchos milagros, pero cada nueva historia me fortalece, porque me demuestra una vez más el tremendo poder de la gratitud y a mí me emocionó personalmente ver la fuerza que tiene la difusión de este material.

Yo no soy ningún “tzadik” pero sí difundo las enseñanzas que aprendo de los libros y los CDs, y Hashem me deja ver grandes milagros.

Esta pareja, no sólo que tuvo el mérito de tener hijos, sino que toda su vida cambió por completo: aprendieron emuná y retornaron a sus raíces y eso seguramente seguirá marcando su camino para ellos y para sus descendientes.

Si obtuviste la salvación que esperabas, cuéntaselo a tus amigos

Toda persona que comprende lo importante que es difundir la emuná a la mayor cantidad de gente posible deberá hacerlo, porque estará literalmente salvando vidas. Que cada persona en el mundo, tanto judía como gentil, aprenda a convocar en Tu Nombre, a dejar de quejarse y lamentarse, y a dar las gracias. ¡Al hacer tu parte, estás iluminando el mundo entero! Una sola persona no puede llegar a todos. Por eso es tan importante que cada uno difunda estos conocimientos vitales a las personas que lo rodean y de ese modo, la difusión de la emuná aumentará y se expandirá mucho más, difundiendo la luz al mundo entero.

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Y todo el que se dedica a difundir la gratitud, aunque sea solamente con palabras simples de agradecimiento y emuná con las personas que lo rodean, está cumpliendo de hecho con el objetivo de este mundo y el objetivo de todos los preceptos, tal como explica Najmánides.