La importancia del Nombre

Mientras recitamos el nombre de Hashem en las bendiciones u plegarias, el Código de la Ley Judía requiere que tengamos en mente que Hashem es el Amo del Mundo.

3 Tiempo de lectura

Rabino Lazer Brody

Posteado en 09.06.22

En estos últimos tiempos aprendí la importancia de pronunciar el nombre de Hashem con el enfoque y la concentración adecuados durante las plegarias y las bendiciones.

Hay dos significados que hay que tener en cuenta al pronunciar Su nombre. Uno es el significado según la forma en que se pronuncia el Nombre. No pronunciamos Su nombre tal como está escrito con las cuatro letras hebreas. Lo pronunciamos de una manera que significa “Amo del Mundo”. Deberíamos hacer una pausa y meditar acerca de esto en profundidad. Además, debemos mirar las cuatro letras en sí mismas y darnos cuenta de que significan que Él es, fue y siempre será, es decir, que es Eterno.

Mientras recitamos el nombre de Hashem en las bendiciones u plegarias, el Código de la Ley Judía requiere que tengamos en mente que Hashem es el Amo del Mundo. Cuando recitamos el Shemá, también debemos contemplar que Él es Eterno.

Tomarnos el tiempo para hacer un alto y pensar antes de decir el nombre de Hashem va a servir de disyuntor. Cuando nos atacan otros pensamientos y asuntos, esto nos permitirá reiniciar y concentrarnos nuevamente. Además, este enfoque mejora la capacidad de interiorizar los siguientes principios fundamentales de nuestra fe:

– La irá o temor a Hashem surgirá al percibir la impresionante realidad de que estás frente al Rey del Universo, Quien ve todos tus pensamientos y escucha todas tus palabras.

– Sentirás alegría por haber merecido estar en presencia del Rey, que te ama como a un hijo único y que quiere escuchar tus plegarias.

– Sentirás una profunda gratitud al comprender que todo lo bueno de tu vida proviene de nuestro benévolo Padre y Rey.

– Se desarrollará una emuná inquebrantable al ponderar con frecuencia que nuestro Padre Divino posee el control absoluto de todo lo que ocurre en el mundo.

Al tomarnos el tiempo para contemplar el significado del Nombre de Hashem, esto nos exigirá rezar a un ritmo más lento y deliberado. Al mismo tiempo, para obtener estos beneficios, es esencial que uno no se sienta apresurado al rezar. De lo contrario, el servicio de oración puede sentirse como algo estresante y agobiante. Por lo tanto, para asegurarse de poder unirse a la congregación cuando comience la Amidá, es aconsejable llegar a la sinagoga al menos cinco o diez minutos antes de que empiece el servicio.

Además, a veces es necesario hacer algunos cortes estratégicos en las plegarias preliminares. Hay ciertas plegarias que son obligatorias y otras que son muy deseables pero que pueden pasarse por alto. Lo mejor es llegar con suficiente antelación para no tener que recurrir a esta alternativa. Sin embargo, si esto no es factible, es mejor hacer menos plegarias con concentración y devoción que más plegarias de forma apresurada y superficial.

También me parece útil tener un enfoque principal cada día con respecto a uno de los cuatro conceptos anteriores. Vale decir, un día puedes centrarte en sentir irá y asombro por estar ante el Rey todopoderoso. Él observa todos tus pensamientos, palabras y acciones y te hace responsable de cumplir Su voluntad. Otro día puedes elegir concentrarte en el sentimiento de gratitud de que le debes todo lo bueno de tu vida a la bondad de Hashem.

Esto parece fácil de hacer, pero, créeme, se necesita mucho esfuerzo para recordar el significado del nombre de Hashem mientras lo pronuncias de forma constante. Lo mejor es empezar gradualmente y concentrarse en ciertas plegarias por etapas hasta que pueda hacerlo de manera consistente durante todo el servicio y para todas las muchas bendiciones que recita en el transcurso del día.

Tenemos que tomarnos un tiempo durante las plegarias personales para evaluar nuestros esfuerzos en esta área ya desde el día anterior. Agradecerle a Hashem por el progreso que hemos hecho. Y pedirle a Hashem que nos ayude a hacer esto mejor y más consistentemente porque queremos tener una relación más cercana con Él. Él ciertamente nos ayudará.

Escribe tu opinión!

1. Juan José Domingo

6/13/2022

Muy Bueno Recordar que Hashem el es El Dios Vivo, El Alfa Y Omega, El Eterno y Todopoderoso GRACIAS hermanos de Breslev por recordarnos que al invocar al Santo Bendito Sea, se debe reconocer por ser la Deidad suprema, Dios de dioses

2. Elizabeth

6/12/2022

Que bueno es el Señor

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Continuamos con el análisis de la plegaria de Shema Israel y los importantísimos principios que nos enseña