Cómo salvar el medio ambiente

Los teléfonos móviles y el Internet permitieron a todos ir más allá de la mirada. Se abrieron las compuertas de todos los comportamientos ilícitos.

3 Tiempo de lectura

David Ben Horin

Posteado en 03.07.22

El jueves 2 de junio, se registraron 2.462 casos de COVID-19 en Israel. No hubo limitaciones de movimiento, trabajo o actividades de ocio.

Ese fue el día en que 7.000 personas profanaron nuestra Ciudad Santa con un desfile de Sodoma y Gomorra. Los ministerios del gobierno prometieron su alianza izando banderas arco iris por toda la Ciudad Santa.

Menos de dos semanas después, los casos se triplicaron. Ahora, en estos ministerios cubiertos de arco iris, se murmura que habrá que volver a llevar máscaras. Por segundo año consecutivo, una plaga antaño derrotada resurgió justo después de que un desfile de orgías profanara nuestra Ciudad Santa.

Nuestras acciones cambiaron el clima.

El verdadero cambio climático

El Jovot HaLevavot dice que el hombre de fe es un “mérito” para su ciudad. Sodoma no podía ser destruida mientras Lot estuviera allí. Hashem no tocaría Su mundo mientras el justo Matusalén estuviera vivo. Aunque las lluvias cayeran sobre la humanidad, el diluvio no podría completarse hasta que Noaj y su familia estuvieran seguros en el arca.

Según los expertos en cambio climático, el aumento de las temperaturas comenzó a detectarse principalmente a lo largo de la década de 1950. A partir de ahí, nuestro mundo ha sufrido sequías, disminución del suministro de agua y aire contaminado, todo lo cual pone en peligro el destino de millones de habitantes de las ciudades.

El gran Lago Salado de Utah ha perdido dos tercios de su agua. El Mar Muerto de Israel también se está reduciendo.

¿Qué hay detrás de todo esto?

¿Qué acontecimiento humano ocurrió en la década de 1950 que pueda correlacionarse con estas catástrofes en curso?

En 1953, la primera forma de pornografía distribuida en masa fue distribuida al público por Hugh Hefner. En 1975, más de cinco millones y medio de personas tendrían una exposición sin precedentes a las peores formas de inmoralidad física.

Dos años más tarde, las cintas VHS llegaron a Estados Unidos. El mercado del VCR se disparó con la venta de material gráfico. Pronto le siguió el cable, y luego Internet. La inmoralidad sexual infectó nuestro mundo a una escala y alcance sin precedentes en la historia de la humanidad.

El cambio climático se intensifica

Los teléfonos móviles y el Internet permitieron a todos ir más allá de la mirada. Se abrieron las compuertas de todos los comportamientos ilícitos.

El clima de los pensamientos cambió. Perversiones documentadas como enfermedades mentales durante siglos se le impusieron al público, a menudo a punta de pistola, como la nueva normalidad. Y el mundo lo siguió.

El noveno principio de la fe judía dice claramente: “Yo creo con completa fe que esta Torá no será cambiada ni habrá otra Torá del Creador, Bendito sea su Nombre”.

Los gustos pueden cambiar. Las modas pueden cambiar. Lo que se considera socialmente aceptable puede cambiar, pero el alcance de hasta dónde pueden llegar estos cambios nunca puede cambiar.

Hashem establece en Su Torá que está prohibido vestirse con la ropa del sexo opuesto. Están prohibidas las relaciones fuera del matrimonio de marido y mujer.

Puedo cambiar mi corbata de Shabbos de azul marino a negro pero no puedo cambiar mi traje por un vestido.

La Torá de Dios es inmutable.

Nosotros, el pueblo judío, lo afirmamos cada día. Justo después de recitar el Shema cada mañana, afirmamos la declaración que acabamos de hacer:

De generación en generación Él perdura y Su Nombre perdura y Su trono está bien establecido. . . Sus palabras son vivas y duraderas, fieles y deliciosas por siempre y para toda la eternidad. Ustedes recitan estas palabras todos los días. Nuestros padres lo hicieron. Cada generación de judíos, desde los tiempos de los profetas, recitaba exactamente estas palabras.

Recitamos estas palabras todos los días. Nuestros padres lo hicieron. Cada generación de judíos, desde la época de los profetas, recitaba estas mismas palabras. 

Cada generación tiene su propia singularidad. Lo que vestía Avraham Avinu era diferente a lo que vestía Rabí Najman de Breslev. El idioma que hablaban era diferente. Las tecnologías que utilizaban eran diferentes. 

Sin embargo, ambos vivieron sus vidas de acuerdo con el mismo código de leyes emitido por nuestro Rey Eterno que las creó para la generación de Avraham, Rabí Najman y nosotros. 

Salvando el Medio Ambiente

La Guemará nos hace una advertencia acerca de las cosas  que traen plagas a la tierra. La Torá nos dice cómo la gente recibe “tzara’at” (forma de lepra). Los Sabios dictan lo que debemos hacer para ganar méritos de Dios para que Él cambie el clima de sequía a lluvia.

Hashem dirige la tierra y todo lo que hay en ella. Su mundo no es destruido por los gases industriales o los residuos tóxicos. China tiene más contaminación que cualquier otra nación de la tierra, pero también es la nación más habitada del mundo. 

Lo que hacemos ante nuestro Creador determina el entorno físico que nos rodea. 

Esto fue lo que ocurrió cuando Adán y Java fueron expulsados del Jardín del Edén y las primeras generaciones perdieron el privilegio de vivir hasta los 1000 años. Esto fue lo que ocurrió cuando los grandes tzadikim rezaron a Hashem para que lloviera y una sequía de varios años se convirtió de repente en un aguacero torrencial. 

Hashem dirige el mundo. Él promete saciarnos con lo más selecto del trigo si tan sólo escuchamos Su voz.

El primer principio de la fe judía afirma que Dios crea y dirige todo. 

La clave del cambio climático es sencilla: obtener el favor de Aquel que crea y mantiene el clima de la tierra. 

Escribe tu opinión!

1. Gaby Granados

7/03/2022

Buena tarde! Al hombre moderno le gusta la indisciplina, la desobedencia, el desorden y el confort; hacer lo que el cree que es bueno, aunque sea malo y que nadie le diga que esta equivocado. El planeta lo estamos maltratando como si fuera nuestro, no entendemos que es prestado para cuidarlo y proteger su vida. Tenemos que actuar con consciencia no "al alli se va, o al "como sea".

2. Carlos Cruz Vazquez

7/03/2022

Que Hashem se apiade de nosotros y que proteja su pueblo elegido Israel de tanda la erejiia y de la idolatría

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

El mundo se ha vuelto un lugar extremadamente complejo y las fuerzas más oscuras se han apoderado de esa complejidad a fin de confundirnos.