Un año de gratitud

En una conferencia del Rabino Zev Leff dice que es como si hubiéramos nacido con una etiqueta en el pie que dice “satisfacción 100% garantizada” y cuando no conseguimos lo que queremos, ¡vaya si nos quejamos!

3 Tiempo de lectura

Dennis Rosen

Posteado en 18.09.22

En el libro Las Maravillas de la Gratitud, el Rabino Shalom Arush cita a Rabi Najman, quien afirma que uno de los principales propósitos de nuestra llegada a este mundo es sentir cada vez más el amor de Hashem. Para ello, necesitamos desarrollar una actitud de gratitud. Esto va en contra de nuestra naturaleza, ya que generalmente nos centramos en lo que nos falta y no en lo que sí tenemos.

En una conferencia del Rabino Zev Leff dice que es como si hubiéramos nacido con una etiqueta en el pie que dice “satisfacción 100% garantizada” y cuando no conseguimos lo que queremos, ¡vaya si nos quejamos!

En un vídeo del Rabino Shlomo Farhi, él cuenta que los nietos del Rabino Avigdor Miller le mostraron a su abuelo un vaso que estaba lleno de agua hasta la mitad y le pidieron que describiera cómo se veía el vaso. ¿Está medio lleno o medio vacío? El Rabino Miller respondió que el vaso estaba lleno. La mitad estaba llena de agua y la otra mitad, de aire.

Cuando escuché esto, me pregunté ¿con qué frecuencia le prestamos siquiera atención al aire? La próxima vez que camines por la calle, mira los árboles y piensa en cómo nosotros, los seres humanos, exhalamos el dióxido de carbono que necesitan los árboles, y estos, a su vez, transmiten el oxígeno que necesitamos para respirar. Tómate un tiempo periódicamente a lo largo del día para hacer una pausa y respirar profundamente. Experimenta lo bien que uno se siente al inhalar aire fresco. Trata de no de respirar durante unos segundos y entonces vas a sentir una valoración aún más intensa.

En su clásico Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir, Dale Carnegie señala que la ingratitud crece tan fácil como las malas hierbas. La gratitud debe cultivarse cuidadosamente como un lecho de rosas.

La gratitud debe cultivarse cuidadosamente como un lecho de rosas.

¿Qué ejercicios podemos hacer durante el mes de Elul y a lo largo del próximo año para cultivar una mayor conciencia y aprecio por la bondad de Hashem? Aquí hay tres técnicas para considerar:

¿Por qué cosas doy las gracias en este momento?

En su libro Thank You, el Rabino Zelig Pliskin sugiere que nos preguntemos periódicamente a lo largo del día: “¿Por qué cosas doy las gracias en este momento?”. Puedes responder con algo agradable que te haya sucedido ese mismo día o con cualquiera de las bendiciones que tienes en la vida. Esto hace que la bondad y la positividad pasen al primer plano de tu mente.

Yo hago este ejercicio a primera hora de la mañana, antes de acostarme y al menos varias veces al día. Pongo recordatorios periódicos en mi teléfono. Cada vez intento mencionar al menos un par de cosas.

Comer con atención

A menudo comemos mientras hacemos varias cosas a la vez y lo hacemos con prisa. Cuando estoy en el trabajo, he empezado a levantarme de mi escritorio y comer en el comedor. Mientras como, intento hacerlo más despacio, saborear la comida y contemplar la bondad de Hashem. “Gracias, Hashem, por darme esta sabrosa comida y un sistema digestivo para que pueda disfrutarla y consumirla”. Masticar la comida repetidamente no sólo alarga el tiempo que se experimenta el placer, sino que también promueve la saciedad y facilita el proceso digestivo.

Un mensaje para mis amigos fanáticos de café: En lugar de tragarnos el café, hagamos una pausa y tomémoslo lentamente. Contemplemos el buen sabor que tiene y démosle las gracias al Creador.

Ten especial cuidado en Shabat para comer más lentamente y concentrarse en saborear realmente cada bocado. Al menos un par de veces mientras comes, haz una pausa, mira la comida y di “lijvod Shabat Kodesh” (en honor del Shabat).

Una comida de agradecimiento

El Rabino Avigdor Miller señala que la mayoría de la gente espera hasta que experimenta una salvación milagrosa antes de tener una Seudat Hahodaiá (fiesta de agradecimiento). El Rabino Miller dijo que cada mañana, durante el desayuno, declaraba que era una fiesta de acción de gracias y Le daba profusas gracias al Creador por el simple hecho de estar vivo.

Hagan la prueba. Les aseguro que funciona. “Gracias, Hashem, por estar vivo, sano y puedo empezar hoy un nuevo comienzo. Cada día es una nueva vida, ¡muchas gracias!”. ¡Qué manera tan maravillosa de empezar el día!

Cada uno de nosotros debería desarrollar su propio plan personal de mejora de la gratitud. El Rabino Arush dice que la gratitud es el producto de sentir el inmenso amor que Hashem nos prodiga a cada momento.

El Alshij dice que Hashem quiere darnos muchas bendiciones. Lo único que quiere es que reconozcamos que provienen de Él y que Le demos las gracias.

Hagamos de esto un enfoque especial durante el mes de Elul y preparémonos para recibir un nuevo año lleno de bendiciones. Cuanto más contemos nuestras bendiciones, más bendiciones tendremos que contar.

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Un día empezó a sufrir terribles dolores, que lo dejaron completamente inmóvil. Casi se vuelve loco del dolor.