Dulce erosión

Nunca entendí por qué Hashem nos dio tantas vacaciones si no podíamos seguirles el ritmo...

3 Tiempo de lectura

Dovber Halevi

Posteado en 30.09.20

 

Al final de las Altas Festividades, uno está un poco cansado. Para mediados de Sucot, uno solo quiere terminar de una vez por todas y seguir adelante con su vida. Nunca entendí por qué Hashem nos dio tantas vacaciones si no podíamos seguirles el ritmo.

 

Hasta ahora.

 

Ha sido un largo viaje. Empecé hace diez años, en lo más profundo de un pozo espiritual. Desde entonces, he estado trabajando constantemente en mí mismo. Rezo todos los días, esforzándome por cumplir la mitzvá de santidad personal, paz en el hogar y vivir en la Tierra de Israel. Lenta, muy lentamente, el sedimento que me cubría el alma comenzó a erosionarse.

 

A veces tuve momentos de claridad. Me sentí tan cerca de Hashem que era como si estuviéramos entrelazados en un baile. La mayor parte del tiempo me sentía como si estuviera escalando una montaña, empujando hacia adelante contra una fuerza que me agobiaba en todo momento.

 

El año pasado sucedió algo inesperado. Tal vez haya sido por la edad, y la conmoción que uno siente al darse cuenta de que el reloj avanza inexorablemente. Tal vez haya sido por cuestiones de salud, un poco de malestar en algunos lugares inquietantes. La cuestión es que me di cuenta de que es mejor que me ponga serio porque nunca hay garantía de que tenga el tiempo o la capacidad de arrepentirme en esa zona gris llamada "la próxima vez".

 

 

Estas fueron las mejores Altas Festividades que recuerdo. Nuestra familia disfrutó de cada momento. Pasamos Sucot cosechando berenjenas y granadas en una granja en el norte y luego las comimos dentro de una gran sucá en Hevron. Los niños recogieron uvas y prepararon jugo de uva para el Kidush de Simjat Torá. Fuimos a la tumba de Yehuda HaNasi, quien compiló la Mishná, y celebramos el festival de Sucot allí. Todos los días hicimos bendiciones sobre las cuatro especies.

 

Podía literalmente sentir la alegría que emanaba de mi alma. De la misma manera que a veces nos despertamos y nos sentimos mal sin ninguna razón explicable, esta vez nos despertábamos sintiéndonos estupendamente bien. Cada día. No queríamos que terminaran las fiestas. Queríamos que Sucot durara para siempre.

 

Finalmente entendí el significado de Shemini Azeret, la festividad que Hashem agregó el día después de Sucot y que significa "quédate un rato más…". Hashem dijo que está tan feliz de que estemos tan cerca de Él durante tanto tiempo, que no quiere dejarnos ir.

 

Ese es el significado de Simjat Torá, el regocijo de la Torá. Es un placer estar tan cerca de Dios que no queremos irnos una vez que la fiesta termine. Dios le ordena al universo que siga tocando la música un día más.

 

La celebración Divina continúa.

 

Durante toda una vida llena de errores, he aprendido que el alma es como un imán, que siente atracción a Dios, que busca la santidad en todo momento. Fuimos creados para ser felices, santos y para estar siempre cerca del Creador. Así como un imán atrae cualquier metal, incluso moviendo el objeto de su lugar, desafiando la gravedad solo para tocarlo, el alma atrae a Hashem, la Torá y las mitzvot, y también quebranta las leyes de la naturaleza para hacerlo.

 

Tenemos que trabajar mucho más para acercarnos a Hashem, y el trabajo puede parecer laborioso. Poco a poco, cambiando una pequeña cosa a la vez, vamos logrando el cambio que parecía imposible. El agua, con el tiempo, puede hacer agujeros en una roca. Cada fiesta es más dulce. Cada lección de Torá se convierte en una experiencia más completa. Cada palabra de plegaria se siente en todo momento.

 

Los días que deseamos que terminen de una vez por todas de repente se transforman en momentos que no queremos que se terminen nunca.

 

 

 

Escribe tu opinión!

1. María marilyn piceda

11/03/2020

Que hermosas palabras...como expresan ciertamente lo que nuestra alma siente💓

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Agrega tu comentario

Próximo artículo

“Durante estos siete días debéis vivir en Sucot (cabañas).