No llores por la leche derramada

En el primer aniversario del Éxodo, mientras todos los Israelitas estaban ocupados con sus Corderos Pascuales, se dirigió a Moisés un pequeño grupo de judíos...

2 Tiempo de lectura

Grupo Breslev Israel

Posteado en 12.04.20

En el primer aniversario del Éxodo, mientras todos los Israelitas estaban ocupados con sus Corderos Pascuales, se dirigió a Moisés un pequeño grupo de judíos que estaban ritualmente contaminados y excluidos de tomar parte del Ofrecimiento Pascual. No estaban felices con su "exclusión" de la Mitzvá (Precepto) de Pésaj. “¿Por qué deberíamos ser rechazados?” exclamaron. “¡También nosotros queremos experimentar la libertad espiritual proporcionada por el Ofrecimiento Pascual!”.

 

Moshé consintió en comunicar su pedido al Todopoderoso, e increíblemente, el sincero deseo de este pequeño grupo hizo que Di-s agregara un Precepto más a la Torá. El Creador instruyó que, a partir de aquel año y en adelante, todos aquellos que no eran capaces de ofrecer el Cordero Pascual en su momento apropiado, el 14o del mes hebreo de Nisán (este año cae en: 6 de mayo 2012), debido a impureza espiritual o estar alejados del Templo, deberían ofrecer el Cordero Pascual exactamente un mes más tarde, el 14o de Iyár. Hasta ahora, el "Pésaj Shení", el "Segundo Pésaj" es celebrado cada año en esta fecha.

 

Como ya hemos mencionado varias veces, las festividades judías no son meras conmemoraciones de acontecimientos históricos; más bien, ellas son representaciones espirituales. Además, ningunas festividades son parecidas — cada festividad presenta una distinta energía Divina, ofreciendo a cada judío la oportunidad de ganar la inspiración y los poderes espirituales necesarios en una específica área de nuestro servicio a Di-s.

 

En Pésaj recibimos la fuerza para liberarnos de nuestra esclavitud natural a nuestros impulsos y hábitos destructivos; en Shavuót nos conectamos con el corazón de la Torá, renovando de nuevo la unión con Di-s por medio del estudio de la Torá, Su infinita Sabiduría; en Sucót llenamos los embalses de nuestros corazones con la alegría auténtica. En cada festividad nos abastecemos con un poder espiritual único, suficiente para que nos dure durante un año entero, hasta las próximas festividades. Los exclusivos Preceptos de cada festividad son instrumentos que nos permiten beneficiarnos con la energía espiritual presente en ese específico momento…

 

Pésaj es la primera festividad del año hebreo ("el calendario de festividades" comienza el primero de Nisán), e inmediatamente después de esta festividad se nos enseña una lección importante, que realmente se aplica a todas las festividades judías: hay un tiempo designado para las festividades, pero una persona que por una u otra razón perdió y no aprovechó los beneficios que las festividades tienen que ofrecer, puede tener un Pésaj personal siempre que esté sinceramente anhelando la ayuda Divina.

 

Según la Kabalá, los meses de Nisán e Iyar son contraposiciones exactas: Nisán es el mes de la Bondad Divina, cuando Di-s redime hasta aquellos que son indignos del rescate, e Iyar es un mes de perfeccionamiento personal, donde debemos ganar el derecho de recibir la Torá al principio del próximo mes. ¡El penitente judío tiene la capacidad de experimentar la festividad de Nisán incluso durante el mes de Iyar!

 

"No se llora por la leche derramada", pues Di-s tiene un suministro infinito de leche, a la cual se puede tener acceso en cualquier momento — a condición de que tengamos una "sed" sincera, y Le expresamos a Él este sentimiento.

Escribe tu opinión!

1. Nestor

4/19/2022

No soy Judio, no podria serlo, ni lo creo necesario, tampoco se porque quiero caminar junto al pueblo judio, si no tengo la herencia que es necesario tener, un corazon judio de raza, una enseñanza de padres a hijos en cumplimiento de las festividades, la fuerza que Hashem coloca en cada judio para la observancia de las festividades una comunion estrecha con Abraham, Jitzak y Jacob, por el amor que EL derramo en vosotros, pero doy gracias al Creador del Universo, que me trajo aca y a todo Breslev que nos hace participes de sus enseñanzas

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

La esencia del día es luz, luz espiritual. Y cada día debemos tratar de alcanzar esa luz. Pero ¿cómo...?