Yo no soy Breslev!

Yo no soy "Breslev". Mi esposo no va a una sinagoga de Breslev..

2 Tiempo de lectura

Rivka Levi

Posteado en 31.05.20

Yo no soy "Breslev". Mi esposo no va a una sinagoga de Breslev; mis hijos van a la escuela pública religiosa local "Mamlajtí Datí"; ninguno de nuetros amigos son "Breslev" (aunque gracias a Dios, muchos de ellos están tratando de adoptar la práctica de hablar a diario con Hashem).

 

Yo no soy Breslev, pero la gente no me cree.

 

“¡Basta de fingir, Rivka! ¡Tu esposo viaja a Uman para Rosh Hashana! ¡Siempre estás hablando de emuna, hitbodedut y Rabi Nachman! ¡Por supuesto que eres Breslev!"

 

Llevo tiempo reflexionando sobre este tema: ¿por qué la gente necesita etiquetarse? Admito que me encantan las enseñanzas del Rabi Najman y la tremenda sabiduría que se encuentra en la jasidut de Breslev, particularmente las enseñanzas del Rabino Shalom Arush.

 

Ellas me han cambiado la vida y mi relación con Hashem de una manera tremenda. Intento hacer una hora de hitbodedut al día; Escucho

todas las charlas de emuna que puedo; estoy leyendo todos los libros del Rav Arush, del Rav Brody y demás autores de Breslev; y además tengo un tomo del Likutei Moharan en mi mesita de luz.

Pero no soy Breslev.

 

La cuestión es que todo lo que tiene que ver con hablar con Hashem y tener emuná realmente no es "Breslev". Es puro judaísmo.

 

Uno de nuestros sabios más grandes en los tiempos modernos, el Jafetz Chaim, solía pasar dos horas al día hablando con Hashem y haciendo un minucioso "Jeshbón Nefesh" (introspección). Pero el Jafetz Jaim no era Breslev.

 

Fíjate en el Baal Shem Tov, el "padre" del jasidut. Él solía ​​hacer hitbodedut a diario, y solía alentar a todos sus discípulos a seguir su ejemplo. Pero no era Breslev.

 

Hace poco leí una biografía, publicada por Lubavitch, sobre el Alter Rebe, el padre fundador de Jabad. En dicha biografía, se cita al Alter Rebe diciendo a sus seguidores que, por cuestiones mundanas y materiales, deben dirigir sus solicitudes y preocupaciones directamente a Hashem. El Rebe Alter solo quería que sus seguidores vinieran a él si estaban luchando con algo espiritual, y necesitaban su guía al respecto. Según esa misma biografía, el Rebe Alter también solía pasar horas a la vez en "meditación" solitaria con Dios. Y ciertamente no era Breslev.

 

El rey David solía hablar con Hashem todo el tiempo, y el resultado es el libro de Salmos. ¿Acaso él era Breslev? ¿Y qué me dicen de Moshe Rabeinu, que pasó 40 días en el Monte Sinaí, hablando directamente con Hashem? ¿Qué hay de nuestras matriarcas y patriarcas, que pasaron cada momento de vigilia hablando con Hashem? Abraham estaba en medio de su hitbodedut con Hashem cuando aparecieron sus tres invitados angelicales, camino a destruir a Sodoma y rescatar a Lot. ¿Acaso Abraham era Breslev?

 

Si uno trata de alejarse de la emuná, la oración y hablar con Hashem porque son conceptos de "Breslev", lo que realmente están haciendo es alejarse del judaísmo auténtico y peor aún, de Hashem mismo.

 

La emuna no es una opción, sino que es el primero de los
Diez Mandamientos. Es la base de los 13 Principios de Fe del Rambam. Es la clave que necesitas para hacer que todo lo demás encaje y realmente funcione.

 

No soy Breslev todavía. Sin embargo, sí soy, gracias a las enseñanzas de Breslev, una persona mucho más feliz, genuina y realizada.

 

Y todo, ¡gracias a Breslev!

 

 

Escribe tu opinión!

1. MARCOS BARAHONA PARRA

1/17/2022

Shalom a todos, Breslev es algo nuevo para mi, y evidentemente no soy Breslev. Fui bautizado el credo católico, pero nunca sentí nada en lo espiritual, sabia que hay un Dios, un Creador. Cuando adulto comencé a escuchar sobre la Biblia por medio de Iglesias o congregaciones Protestantes. Pero aun siempre sentí que me faltaba algo. Luego tuve la bendición de Hashem de visitar Israel, y sentí que allí estaban mis raíces, He viajado 4 veces a Israel, pero no sabia como acercarme a lo que entendí es el fundamento verdadero de la fe en Hashem el creador, es decir al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Gracias a las enseñanzas del Rab. Arush y al Rab. Galed, ha venido mucha Luz a mi Vida actualmente estoy en El Jardín de Fe. No obstante no soy Breslev.

2. Moshe Wolfenson

6/03/2020

El Baal Shem Tov no era Breslev pero era el bisabuelo del Rebe Najman y el hecho de hablar con HaShem no es patrimonio de una corriente dentro del judaismo sino de todo el judaismo.

3. JACOBO SALOMON STEINBERG LITMANOWICZ

6/02/2020

No sé cuántas de las personas que "pertenecen" a Breslev, hayan NACIDO en la ciudad de Breslev porque ellos son los únicos que pueden decir que son, efectivamente, Breslev. Todos los demás somos Breslev por CONVICCIÓN, por AMOR al Judaísmo y sobre todo a Hashem. Recuerdo mi zeide me decía Hashem SIEMPRE está en tu corazón y siempre te acompaña. En aquella época no lo entendía, siempre hablaba (y lo sigo haciendo hasta la fecha, tengo 61 años) con "amigos imaginarios" y hasta hace un par de meses, entendí, gracias a Rab Arush y al Rab Galed, que esos "amigos imaginarios" en realidad son UNO, HAKADOSH BARUJ HÚ. No sé si mi zeide era "Breslev o no, pero por sus enseñanzas y lo que veo con la gente de Jut shel Hesed, sé que mi zeide era Breslev.

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Vladimir Malnik es un guía de turismo que vive en la ciudad de Breslev, en Ucrania.