¿Dónde estás?

Y el propósito del hombre en la tierra es descifrar lo que Dios pretendía con las montañas y los mares, las flores y los pájaros, el fuego y las nubes

2 Tiempo de lectura

Rabino Israel Isaac Bezanson

Posteado en 12.11.19

 

"Con diez emanaciones, el mundo fue creado" (Avot, 5).

 

Estas diez emanaciones son los canales de la energía divina; corresponden a lo que los cabalistas llaman “sefirot” o “funciones espirituales”. Los encontramos al comienzo de Bereshit: "Y Dios dijo: que haya luz – Y Dios dijo, que las aguas se dividan".

 

Así como el discurso humano transmite y contiene los pensamientos de quien los pronuncia, las emanaciones Divinas transmiten y contienen el pensamiento del Creador y, más aún, la presencia del Creador. Podemos afirmar que Su presencia llena el universo; todo, desde la celda más pequeña hasta la galaxia más imponente, es una vestimenta, una palabra que expresa Su pensamiento. Nada existe sin significado; nada subsiste independientemente. Todo está guiado, orquestado y controlado meticulosamente: ¡Dios es Uno!

 

Y el propósito del hombre en la tierra es descifrar el gran mensaje del mundo. Entender lo que Dios pretendía con las montañas y los mares, las flores y los pájaros, el fuego y las nubes. Comprender y actuar en consecuencia, tal como lo hizo Abraham, nuestro primer Patriarca, quien trazó para la humanidad el camino de la fe. La fe nos lleva al conocimiento; nos permite establecer la conexión entre la apariencia del mundo y su significado más profundo. A través de nuestra comprensión de lo que nos rodea, podemos entrar en armonía con nuestro entorno. Esto nos lleva al pie del Monte Sinaí, donde las Diez Emanaciones emergen de su misterio para convertirse en los Diez Mandamientos, que son indicaciones bien claras.

 

Sabiendo esto, ya no podemos decir del transgresor que se ha desviado del estado de armonía y se ha perdido, que se ha distanciado de Dios. No hay lugar lejos de Él; no hay sitio sin Él. Como dijo el rey David: "Si me hundo en el abismo, ¡Tú estás aquí!"

 

¡La desesperación no existe! Sin embargo, en este abismo donde él ha sido conducido debido a sus decisiones equivocadas, el transgresor parece aislado, porque en ese lugar, la Presencia Divina está muy oculta. Cerca, pero lejos al mismo tiempo, como los pensamientos de un hombre que habla en un idioma que ya no entendemos. Escuchamos las palabras, pero no entendemos lo que significan.

 

Dios está constantemente llamando al transgresor, pero él no entiende el mensaje … Solo necesita aferrarse a sí mismo, necesita al menos sentir su agitación interna. Que rompa su silencio y grite: "Dios mío, ¿dónde estás? Sé que estás cerca, pero he perdido el rumbo; ya no entiendo nada. ¡Muéstrame Tu presencia! ¡Ayúdame!"

 

Sin importar cuán profundo sea el abismo en el que se haya hundido por sus malas acciones, tan pronto como comience a buscar, rezar y preguntar, tan pronto como grite, "¿Dónde estás?" el transgresor comenzará a sentir en su corazón un eco de la presencia Divina, una nota de consuelo. Si persevera y tiene el coraje de dar al menos el primer paso, comenzará un diálogo con Dios. Y entonces se le mostrará el camino de regreso.

 

Escribe tu opinión!

1. Nancy

11/13/2019

Así es...

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Hemos aprendido: el día que Rabi Shimon iba a partir de este mundo, procedió a organizar sus enseñanzas.