El Peregrinaje al Templo

Así lo detalla el versículo: “Tres Fiestas de Peregrinación celebrarás para Mí durante el año. Observarás la Fiesta de las Matzot…"

2 Tiempo de lectura

Malka Rimon

Posteado en 12.04.20

Así lo detalla el versículo: “Tres Fiestas de Peregrinación celebrarás para Mí durante el año. Observarás la Fiesta de las Matzot; siete días comerás Matzot, tal como te he ordenado, en el momento designado del mes de la primavera, pues en él saliste de Egipto; no te dejarás ver ante Mí con las manos vacías”. (Ex. 23:14)

 

El Peregrinaje

 

Toda la nación judía, proveniente de todos los rincones del antiguo mundo, se concentraba en Jerusalén para celebrar Pesaj en la Ciudad Sagrada. Algunos vivían cerca, y por lo tanto tenían un viaje relativamente fácil; otros llegaban de tierras vecinas y otros viajaban grandes distancias, llegando incluso desde sitios tan lejanos como Roma. Los peregrinos llegaban en caravanas, en números de cientos y a veces miles de participantes. Cada grupo traía el donativo obligatorio del “medio-shekel” al tesoro del Templo, en representación de su respectivo distrito.

 

 

Jerusalén se Prepara para la llegada masiva

 

Los preparativos para una entrada tan grande de personas empiezan temprano en Jerusalén. Ya desde el primer día de Adar, unas seis semanas antes de la festividad, agentes especiales designados por el tribunal Rabínico salen al campo para "reparar los caminos, plazas, y mikvaot, y para asegurarse de que los cementerios fueran marcados apropiadamente" (para proteger a los peregrinos de la exposición a la impureza ritual – Mishna Shekalim 1:1). Después de un invierno lluvioso, era importante asegurarse de que los caminos no se hubieran borrado, y que todas las vías a Jerusalén estuvieran transitables. Igualmente, se limpiaban y vaciaban las plazas de la ciudad y áreas públicas a lo largo del camino, para que los peregrinos pudieran pasar allí la noche y reabastecerse con nuevos suministros para proseguir su arduo viaje.

 

En el Templo se designaban supervisores especiales para que se aseguraran de que se prepararan una cantidad adecuada de pozos de agua a lo largo de los caminos. A su vez, se establecían mikvaot para permitir que los peregrinos se sumergieran de acuerdo con la ley Bíblica, y así pudieran llegar a la ciudad sagrada en un estado de pureza.

 

A pesar de su gran número, las multitudes de Israel entran milagrosamente dentro los patios del Templo, simultáneamente.

 

La absorción de un número tan inmenso de personas conllevaba muchos arreglos técnicos y logísticos para la preparación de la ciudad de Jerusalén en general y del Templo en particular.

 

Una de las innovaciones más importantes a nivel municipal fue la introducción de muchos hornos de Pesaj en diferentes ubicaciones, para que todos pudieran asar inmediatamente la ofrenda de Pesaj después de que fuera ofrecida en el Templo como parte de la preparación para el Seder que se llevaría a cabo más tarde, esa misma noche.

 

 

 

 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

La esencia del día es luz, luz espiritual. Y cada día debemos tratar de alcanzar esa luz. Pero ¿cómo...?