¡Podemos Contar con Rabi Shimon!

¿Por qué cientos de miles de personas viajan a la tumba de RabiShimon bar Iojai en Merón cada LagBaOmer? Porque pueden contar con él…

3 Tiempo de lectura

Rabino Lazer Brody

Posteado en 18.05.14

Rabí Yehoshua ben Levi fue uno de los más grandes obradores de milagros y sabios del Talmud. Pero en una situación difícil, él nos recomienda que recurramos a Rabí Shimon (Tratado Brajot 9ª).

Durante siglos, el pueblo judío ha hecho todo lo que estuvo en su poder por orar junto a la tumba de Rabí Shimon Bar Iojai, situada en Merón, en Lag BaOmer, que es el aniversario de su fallecimiento. En todas las épocas, la gente ha sido testigo de milagros fenomenales tras viajar a Merón en Lag BaOmer, que es el día 33 del Omer. La pregunta es: ¿qué tiene este día de tan especial?

El Zohar, al comienzo de la Idra Zuta, cuenta que, varios momentos precedentes a su partida de este mundo,Rabi Shimon convocó a sus discípulos y les dijo que en esta fecha, el 18 de Iar, o sea, Lag BaOmer, debía ser un día de festejo y celebración. Dice el Arizal: “En Lag BaOmer el Tana Rashbi (siglas de Rabí Shimon bar Iojai) se para en su sitio de reposo y bendice a cada persona que va a rezar allí y a celebrar en su santo aniversario de fallecimiento”.

Una bendición de RabiShimon, autor del sagrado Libro del Zohar (base de la Kabalá), quien reveló los secretos esotéricos de la Torá, invoca milagros. Miles de niños judíos se llaman “Shimon” en honor a él, ya que nacieron como resultado de las súplicas que ofrecieron sus padres ante HaShem en la tumba de Rabi Shimon. En esta ocasión, me gustaría compartir con ustedes una historia similar de la que yo mismo formé parte.

Tomer y Sari Berman (nombres cambiados para proteger su privacidad) nacieron los dos en hogares seculares en Haifa, Israel. Tomer había sido marino en la Marina Mercante Israelí y Sari era ex atleta con varias medallas. Después de haber recibido libros de Emuná y CDs de Emuná, Tomer y Sari decidieron adoptar un estilo de vida judío, con la esperanza de que su decisión les concediera el mérito de ser padres, pues hacía ya seis años que estaban casados y todavía no habían recibido la bendición de tener hijos.

Siendo una atleta, Sari había sufrido de una clase de hernia que tiene que ver con un tremendo esfuerzo en la zona inguinal. Su aparato reproductor había sido gravemente dañado y los especialistas en fertilidad le dijeron que tenía muy pocas chances de ser madre. Ella y Tomer no se quedaron satisfechos con la respuesta que recibieron en la clínica de fertilidad en Israel y decidieron utilizar cada moneda de sus ahorros para buscar el consejo y el tratamiento de especialistas en Europa y EEUU. Tristes y sin un centavo en el bolsillo, retornaron a Israel una semana antes de Lag BaOmer. Ahí fue cuando me llamaron y me preguntaron si tenía algún consejo para darles. Yo les dije que hicieran caso de la promesa del Arizal y que viajaran a Merón en Lag BaOmer para obtener la bendición de Rabi Shimon Bar Iojai. Y de ser posible, que hicieran allí seis horas de plegaria personal. Así lo hicieron.

Doce meses más tarde, el once de Iar, nació el bebé de la familia Berman. El día del brit milá, o sea, la circuncisión, fue el 18 de Iar, o sea, ¡Lag BaOmer! A pesar de las dificultades, Tomer y Sari insistieron en hacer el brit en Merón. Y qué nombre les parece a ustedes que le pusieron al bebé? ¡Exactamente – Shimon!

Tres años más tarde, Simon tuvo su jalake (primer corte de pelo) en Merón.

Y el año que viene, si Dios quiere, Shimon Berman va a tener su bar mitzva en Merón.

¡Porque ciertamente podemos contar con Rabi Shimon!

¡Los esperamos en Merón!
 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Comenzó como un Lag B'Omer normal. Mi esposo y yo teníamos boletos para un autobús de Beitar a Meron...

Material sobre este tema