El Año del Mashíaj

En este nuevo año nos enfrentamos a una vertiginosa variedad de eventos catastróficos – una epidemia sin antecedentes como lo es el Ebola, el terrorismo mundial...

4 Tiempo de lectura

Howard Morton

Posteado en 14.10.2014

Acaba de comenzar el año 5775 del calendario judío, que para el oído occidental suena algo así como un año remotísimo de una película de ciencia ficción…

Pero lo que suena todavía más a ciencia ficción es que si los historiadores se salen con la suya, en realidad estamos viviendo 166 años más adelante, y todavía más cerca del Mashíaj.

Porque según estos historiadores, estamos en el año 5941, no en el 5775.

Esta diferencia cronológica existe debido a que los historiadores alegan que el Segundo Templo fue construido aproximadamente en el año 516 antes de la era común, mientras que el Talmud en el Tratado Avodá Zará 8b-9ª afirma que fue construido cerca del año 350 A.E.C. Algunos eruditos de Torá intentan rectificar esta diferencia de 166 años afirmando que los sabios del Talmud modificaron la fecha a fin de evitar que la gente predijera el momento en que llegaría el Mashíaj, entre otros motivos.

Pero lo más interesante  de todo es que el Talmud (también Avodá Zará 9ª) nos dice que la Era Mesiánica culminará en el año 6000. Por lo tanto, para los historiadores, la era del Mashíaj, junto con el edificio completo del Tercer Templo Sagrado y el final de todas las guerras y todos los conflictos, tiene que tener lugar dentro de un breve lapso de 59 años.

Nosotros seguimos la cronología talmúdica, según la cual, como hemos dicho, el año actual es 5775. Y ahora hemos llegado al último capítulo del exilio de dos milenios. El pueblo judío ha sobrevivido siglos enteros de persecución, intentos de exterminioy las tentaciones de la asimilación, y todo gracias a nuestra Emuná en Dios, y nuestro inquebrantable compromiso a la Torá escrita y la Torá oral por igual, nuestra emunatjajamim (fe en los sabios y los líderes de la Torá) y por haber vivido de acuerdo con la ley judía, que tiene sus orígenes en el Talmud.
Y dado que ahora corre el año 5775, el Talmud dice que en apenas 225 años (que es una gota en el balde histórico), habrá culminado nuestro exilio y la era del Mashíaj se habrá completado en toda su gloria.

Pero hay algo en lo que las cronologías convencionales y talmúdicas sí se ponen de acuerdo: que el Mashíaj se ha atrasado.
Y que puede llegar en cualquier momento.

Sabemos que el Mashíaj llegará pronto, pero no sabemos qué tan pronto. De hecho, los líderes de Torá de la actualidad afirman que la nuestra es la última generación antes del Mashíaj y de la total redención de nuestro pueblo. Y algunos afirman incluso que el proceso de redención ya se ha iniciado.

También sabemos que el momento de mayor oscuridad es precisamente antes de que despunte el alba (la creación del Estado de Israel inmediatamente después del Holocausto es sólo uno de los muchos ejemplos históricos). Lo único que tenemos que hacer es contemplar el mundo que nos rodea y percibir la creciente oscuridad que está teniendo lugar antes de la era mesiánica.

En este nuevo año de 5775, nos enfrentamos a una vertiginosa variedad de eventos catastróficos – una epidemia sin antecedentes como lo es el Ebola, el terrorismo mundial, una posible tercera guerra nuclear (Gog y Magog??) y hasta grandes erupciones solares que destruyen redes de suministro eléctrico.

Además de esta oscuridad física que se cierne sobre nosotros, esta era precedente al Mashíaj es también una época de creciente oscuridad espiritual. Estamos completamente rodeados por la inmoralidad, la falta de recato, la desfachatez, el ateísmo y las incesantes tentaciones.
Ya hace más de 200 años, Rabi Najman de Breslev sabía que esto iba a ocurrir.

Dirigiéndose a nuestra generación, dijo Rabi Najman: “Ya se ha predicho que habrá grandes tentaciones antes de la llegada del Mashíaj, en las que ‘muchos se purificarán y refinarán y se volverán blancos como la nieve de fe. Afortunado de aquel que se resiste a las tentaciones y se mantiene firme en su creencia. Él será digno de todo lo bueno que nos prometieron los profetas y sabios de antaño”.

Continúa Rabi Najman: “Sin embargo, yo revelo esto en aras de los pocos fieles que permanecerán fuertes en su fe. Ellos ciertamente tendrán graves conflictos. Pero el hecho de ver que esto ya había sido predicho les dará más fuerza y aliento” (Sabiduría y Enseñanzas de Rabi Najman de Breslev, Discurso 35).

Entonces, el consejo que nos da Rabi Najman para poder sobrevivir la oscuridad previa al alba de la redención es resistir la tentación y permanecer firmes en nuestra Emuná.

Y para ayudarnos a lograrlo, el principal discípulo de Rabi Najman, Rabi Natan, nos ofrece una plegaria que tiene especial relevancia para este año 5775:

“Hashem, ciertamente la Emuná es lo que Tú quieres, allí es donde están dirigidos Tus ojos. Por favor ayúdame. Inspírame para que tenga santa Emuná en Ti en todo momento, sin cesar. Acércanos a mí y a todo Tu pueblo de Israel a la Emuná perfecta. Y que creamos en Ti y en nuestros verdaderos tzadikim, sin falta. Que nos liberemos de toda confusión y no nos apartemos de la Emuná de ninguna manera…
Ten compasión de mí y ayúdame a evitar ser influenciado por aquellas personas que siembran la duda en nuestros corazones con mentiras y recubren los milagros con explicaciones naturales. Quítame cualquier inclinación que pueda tener de escucharlos. Dame el poder de acabar con ellos y arrancar de raíz sus malvadas ideas… Ponles en el corazón el deseo de arrepentirse y que se retracten de todas sus malvadas y confusas opiniones. Que todos ellos retornen a Ti en forma genuina y sincera y que reconozcan el poder de Tu reinado” (LikuteiTefilot 9).

Porque todo el asunto del Mashíaj es que el mundo entero reconozca el poderío del Reino de Dios. Ese es el alba que incontables generaciones han estado esperando y pidiendo en sus plegarias.

Dios quiera que este sea el año en que por fin despunte el alba, en que toda la oscuridad se disperse dando paso a la intensísima luz de la conciencia espiritual, y en el que todo el mundo finalmente reconozca la soberanía de Dios.

Que este año podamos ver con nuestros propios ojos la construcción del Tercer Templo en Jerusalén junto a nuestro justo Mashíaj, marcando el comienzo de una era de paz y de cercanía a Dios que hoy ni siquiera somos capaces de concebir. Amén!
 
 
 
 
 
 
 

Escribe tu opinión!

1. Breslev Israel

10/27/2014

gracias por tu corrección. Ya lo hemos corregido en el texto. saludos!

2. Breslev Israel

10/27/2014

toda la razón, Meir! gracias por tu corrección. Ya lo hemos corregido en el texto. saludos!

3. Eva Garcia

10/27/2014

TENGO UNA PREGUNTA, COMO VAN A RECONOCER AL MESIAS, SE Q PIENSAN , NACERA DE UNA MUJER,,,,,,O VA APARECER YA GRANDE , O COMO SABER QUE ES EL?. .OTRA COSA SI ESTO LO PUDIESEN HACER EN VIDEO, HABLADO PARA PERSONAS INVIDENTES O ANCIANOS QUE NO ALCANZAN A LEER. GRACIAS

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Todo el que tiene un corazón altivo es una abominación para el Eterno; mano a mano no quedará impune. (Proverbios 16:5)

Material sobre este tema