Solamente cuando duele?

Cada persona sana tiene una corona de salud en la cabeza, pero no puede verla. ¿Quién sí la ve? Solamente la persona enferma.

3 Tiempo de lectura

Edna Kadosh

Posteado en 13.09.15

Cada persona sana tiene una corona de salud en la cabeza, pero no puede verla. ¿Quién sí la ve? Solamente la persona enferma.

 

Es curioso pero esta corona la vemos cuando nos enfermamos o nos lastimamos. La corona se revela solamente cuando nos duele algo o cuando surge algún problema de salud.

 

Había una vez un sótano lleno de humedad y moho. Ya al entrar al sótano, cuando uno abría la puerta, podía oler el olor a moho.

 

Había una vez una persona a la que el médico le abrió la panza y encontró células cancerígenas-infectadas por todas partes…

 

Cómo podemos librarnos del moho? Tenemos que refregar el sótano con productos de limpieza, lavandina, jabón, etc, que acaban con todas las bacterias. En el caso del cáncer, el médico le suministra al paciente un tratamiento de quimioterapia o antibióticos para matar todas las células cancerígenas o infectadas.

 

Después nos queda solamente esperar que el moho/cáncer/infección no vuelvan.

 

Pero ¿cuál es el problema? Que el moho va a volver a aparecer en el sótano mientras siga estando oscuro y húmedo. Únicamente si llevamos a cabo un cambio permanente en el sótano, posibilitando que haya luz y ventilación, entonces el moho ya no va a volver.

 

Si cambiamos en forma permanente las células en las que se expandió la enfermedad, entonces la enfermedad-el problema no v a volver.

 

Se puede llevar a cabo un cambio revolucionario en la salud y el comportamiento en muchos casos. Además del tratamiento que eligió el paciente, hay que añadir nueve claves para la mejora de la salud y la curación. Estas claves se adaptan a todas las situaciones que queremos que cambien, ya sean físicas (enfermedades, dolores, etc) o situaciones que nos dejan insatisfechos (organización del hogar, formas de pensar, relaciones interpersonales o laborales). Las claves a las que me referí son la clave de la nutrición, la clave de asumir responsabilidad y la clave de escucharnos a nosotros mismos.

 

La cuarta forma: uso de remedios naturales, plantas medicinales o suplementos nutricionales: “El arte de la curación proviene de la naturaleza” (Felipe Aurelio Teofrasto Paracelso, médico del siglo 16).

 

El objetivo de los suplementos naturales es:

 

Fortalecimiento del sistema inmune y cambio de las condiciones corporales de modo tal que la enfermedad no pueda prosperar, desarrollarse ni avanzar.

 

Limpieza del cuerpo de todas las sustancias ácidas y tóxicas, a fin de crear un medio que impida que la enfermedad exista. Si una cierta enfermedad se expande en un medio ácido, entonces al crear un medio alcalino en el cuerpo, la enfermedad se evitará o no volverá.

 

Existe una teoría (Dr. Nishihara) que afirma que muchas enfermedades son producidas por bacterias, virus e infecciones. Por ejemplo, la bacteria helicobacter que produce enfermedades estomacales; el virus de papiloma, que produce enfermedades en el útero, etc. Un cambio en la nutrición, la toma de responsabilidad, escucharse a uno mismo y un tratamiento adecuado, acompañados de suplementos naturales, constituye una parte muy importante de la curación. La ciencia nos enseña que hay plantas que contienen componentes anticancerígenos y plantas que tratan todo tipo de enfermedades. Cada paciente tiene la obligación de consultar a su médico respecto a dicho tratamiento natural, incluso con especialistas. Entre dichas plantas se encuentran: shitaki, reishi, astralagus, probiótica, cortezas de ciertos árboles, arbustos que crecen en la naturaleza. Estos suplementos actúan en el organismo de diversas formas: ayudan a digerir los alimentos sanos, actúan de probiótica, antifungales, antibacteriales, antivirales, antiparasitarios y limpian el hígado de todas las toxinas. Asimismo,  fortalecen el sistema inmune.

 

Advertencia: estos son ingredientes activos y hay que consultar con un especialista antes de usarlos. Además hay que cuidarse mucho de no caer en un exceso de suplementos, que puede resultar tóxico!

 

Estos remedios se venden como plantas, cápsulas o mezclas de aceites aromáticos.

 

El suministro de dichos suplementos se adecua en forma particular a cada caso y dependerá del estado de salud de cada paciente. Lo que sirve para uno no sirve para el otro, aunque tengan el mismo diagnóstico. Incluso el mismo paciente tiene que cambiar cada tanto el suplemento o su dosis con la ayuda del médico.

 

No es cierto que solamente cuando uno se corta el dedo meñique se da cuenta de que tiene el dedo? O que solamente cuando duele la cabeza nos acordamos de esta parte tan importante del cuerpo?

 

No esperen a que duela. Presten atención al cuerpo ya desde ahora.

 

 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Gracias a que tenemos emuná, creemos que “si crees que se puede estropear, cree también que se puede arreglar” (Rabí Najman de Breslev) - se pueden arreglar muchos errores cometidos, y devolver al cuerpo su salud natural y ganar una vida llena de vitalidad, alegría, paz y salud.

Material sobre este tema

Featured Products