Hablando de la Redención – Haazinu

Te levantarás y mostrarás misericordia a Tzion, porque el tiempo de favorecerla, porque el tiempo señalado habrá llegado.

2 Tiempo de lectura

Rabino Pinjas Winston

Posteado en 06.10.22

Te levantarás y mostrarás misericordia a Tzion, porque el tiempo de favorecerla, porque el tiempo señalado habrá llegado. Porque Tus siervos han apreciado sus piedras, y favorecen su polvo (Salmos 102:-14:15)

Hermosas palabras, ¿no? Obviamente están hablando de la Redención Final, la que cientos de generaciones de judíos han estado esperando durante unos 3000 años. Otro verso más:

Las flores justas se ven en la tierra, el tiempo de tu canto ha llegado, y la voz de la tórtola se oye en la tierra (Shir HaShirim 2:12)

¡Hermosas palabras, sí! Pero también son palabras muy instructivas. Palabras que, si fueran tomadas en serio por una gran cantidad de judíos de hoy, podrían cambiar drásticamente el curso de la historia y llevar a la rápida realización de los sueños y aspiraciones de generaciones enteras de judíos. Porque mientras nosotros nos preguntamos: “¿Cuándo traerá Dios FINALMENTE la redención?”, resulta que Él, por así decirlo, está en el Cielo diciendo: “¿Cuándo traerán Mis hijos FINALMENTE la redención?”.

¿Qué? Espera un minuto. Nadie quiere la redención más que nosotros. Es Diosquien está retrasando las cosas, por razones que sólo Él conoce, ¿verdad?

Pensemos lo siguiente:

La apertura de todo lo grande o pequeño en el servicio durante el tiempo del Mashíaj es a través de los ‘meiudim’ – los emisarios – mensajeros de Arriba al comienzo de la redención. Ellos inician los ‘yeudim’ – las acciones – y los dos juntos resultan en los ‘moadim’ – los tiempos – los tiempos finales, los tiempos específicos de los diferentes niveles durante el período del comienzo Los meiudim inician los ye’udim que acercan los moadim, y una prueba de esto es que dice: “Te levantarás y mostrarás misericordia a Tzion, porque el tiempo de favorecerla, porque el tiempo señalado habrá llegado” (Salmos 102:14). Cuando, después de que “tus siervos hayan apreciado sus piedras, y favorecido su polvo. Entonces las naciones temerán el Nombre de Dios, y todos los reyes de la tierra, Su gloria. Porque Dios habrá construido Tzion, Él habrá aparecido en Su gloria” (Ibid. 15-17). Entonces comenzará la redención, al igual que en los días de Koresh y el Segundo Templo, con el permiso de los reyes de la tierra, tal y como han dicho nuestros rabinos en el Yerushalmi y el Tosfot Yom Tov (Kol HaTor, capítulo 4:3).

El autor concluye diciendo:

“No necesitamos ir al moed (es decir, los tiempos designados durante el período de redención), sino que el moed vendrá a nosotros – después de que ‘Tus siervos hayan apreciado sus piedras, y favorecido su polvo’“.

PUEBLO JUDÍO: “Ahora que estás aquí y que ha llegado la redención, ¡¿Por qué has tardado tanto? Te esperamos tal y como nos dijo el Rambam, y sin embargo pasaron siglos, incluso milenios de terribles penurias y aun así viniste tan tarde!”

MASHÍAJ: “¡¿Por qué tardaste tanto?! Estuve esperando, y esperando, y esperando para venir, ¡pero tú no quisiste tomar la iniciativa para hacerlo posible! De hecho, la mitad del tiempo parecía que te lo estabas pasando bien sin mí!”.

Escribe tu opinión!

1. Luis Angel Rodríguez Sibaja

10/25/2022

No se si entendí pero lo que yo entiendo es que todo el tiempo que el pueblo Judío ha estado esperando al MESÍAS si todo el pueblo se juntara y con el favor de otras naciones el tercer templo ya estuviera construido y estaríamos retornando a los tiempos de paz si ese MESÍAS que están esperando los judíos lo llevan dentro y talvez no han sabido canalizar ese sentimiento y ponerlo a prueba esa es mi opinión

2. Ayuda Breslev

10/18/2022

En el sitio web puedes buscar la sección "Parasha" y allí tienes una cantidad de artículos sobre cada parashá.

3. Dario roblero deleon

10/11/2022

Como puedo ver todas la parasha para leerlas

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Existe un gran debate en cuanto a si nuestros rasgos de carácter son innatos e inmutables, o si se van desarrollando a lo largo de nuestra vida. La Torá dice que ocurren ambas cosas..