Bo – Quien Dirige las Cosas

"Querido", lo llamó mi amigo al chico. "¿No sabes leer? Este es un paseo realmente espantoso. ¡Y además, ni siquiera tienes diez años!"…

3 Tiempo de lectura

Grupo Tora

Posteado en 13.01.13

"Querido", lo llamó mi amigo al chico. "¿No sabes leer? Este es un paseo realmente espantoso. ¡Y además, ni siquiera tienes diez años!"…

Quién dirige las cosas

"Bo el Paroh"- "Ve a lo del Faraón", dice el Todopoderoso a principio de la porción de esta semana. "Porque endureceré su corazón y los corazones de sus sirvientes para poner mis maravillas de manifiesto". El concepto del endurecimiento del corazón del Faraón por parte de HaShem, el Creador del Universo, es motivo de innumerables comentarios de nuestros Sabios. A fin de cuentas, ¿cómo reconciliamos el concepto de libre albedrio con un corazón que es endurecido por HaShem?

Algunos explican que el endurecimiento Divino solo influyo de manera física al Faraón. Otros explican que la intervención Divina puede entorpecer la oportunidad de que una persona se arrepienta. Pero en definitiva, el orden natural cambio, y lo que le sucedió al Faraón raramente sucede al resto de los mortales.

Lo que a mí me cuesta entender, sin embargo, es la yuxtaposición del pedido de HaShem a Moshé (Moisés) cuando le dice que vaya una vez más a lo del Faraón, seguido por las palabras, "porque endureceré el corazón." ¿No son acaso dos cosas totalmente diferentes? ¿No debería ser el orden del versículo "ve a lo del Faraón porque quiero que el liberé a Mi pueblo"? Por la estructura semántica del versículo, parecería ser que el motivo por el cual HaShem endurece el corazón es para que Moshé vaya a lo de Faraón. ¿Realmente ese era el motivo?

Un amigo mío me conto lo siguiente historia. Años atrás, el visito un parque de diversiones, y entre las atracciones había una casa embrujada. Era toda oscura por dentro, con algunas tenues luces que iluminaban toda clase de monstruos colocados estratégicamente para asustar al desafiante público que se animaba a entrar.

Leyendo las advertencias del parque, noto que sólo estaba permitida la entrada a personas mayores de 12 años de edad, que además tenían que tener una cierta estatura mínima y no sufrir de presión alta o alguna enfermedad coronaria. Mi amigo al ver todo esto ni se molesto en llevar a su familia a semejante "atracción". Pero le llamo la atención que la cola de gente que se formaba eran únicamente grandotes motociclistas con tatuajes. A pesar de las advertencias anunciadas, este grupo de gente se paro ansiosamente en a esperar en la cola para entrar.

Pero entre medio de estos muchachos, mi amigo advirtió a un chico de no más de siete años que también estaba haciendo la cola de entrada. Este chiquito no paraba de de reír y mi amigo no entendía nada. Pensó que como hombre de bien, tenía que avisarle al chico que a ese lugar no debía entrar. "Querido", lo llamo mi amigo al chico. "¿No sabes leer? Este es un paseo realmente espantoso. ¡Y además, ni siquiera tienes diez años!"… El chico sonrió. "¿Por qué acaso me podría asustar?".

"¿En serio me preguntas por qué te podrías asustar?". "Éste es el paseo más espantoso de todo el parque! ¡El lugar es totalmente oscuro, no puedes ver nada con excepción de un montón de monstruos!".

La sonrisa del chico, que nunca se fue de su rostro, se torno más grande. En ese momento, el chico revelo la fuente de su coraje.

¿"Ve aquel hombre allí?", mientras señalaba a un adulto sentado enfrente de un interruptor con los controles del paseo. "Bien, ese hombre es mi papa. Si llego a gritar", exclamo al niño, "mi papa inmediatamente toca un botón y se prenden todas las luces, y los monstruos pasan a ser tontos objetos de plástico!"

El Rav Yejiel Meir Lifschutz de Gustinin explica que HaShem comenzó las etapas finales del éxodo ordenándole a Moshé, "Ve a lo de Faraón." A continuación lo que HaShem hace es decirle a Moshé el motivo por el cual no debe prestar atención a cualquier grito, enojo o protesta de Faraón. La reacción que el Faraón tenga es totalmente sin sentido, "porque endureceré su corazón. Soy el Único que tengo control sobre él, sobre sus reacciones. Soy el Único que endurece corazones y maneja hasta los sentimientos y reacciones de del Faraón." Es él quien maneja el "interruptor celestial" para que poder hacer la voluntad del Creador". Por eso, "Ve a Faraón," dice el Todopoderoso: "… ¡porque Yo soy el Único que endurece el corazón!".

Cuando encaramos nuestros desafíos diarios, podemos tener muchísima mas tranquilidad si realmente sabemos y creemos que hay una fuerza más alta que dirige nuestros destinos. Podemos inclusive enfrentar el más duro de los desafíos como enfrentarnos con el Faraón en su palacio con la certeza y confianza de saber que es el Amo de la Creación quien maneja la consola.

– Gentileza: www.tora.org.ar-

 

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Existe un gran debate en cuanto a si nuestros rasgos de carácter son innatos e inmutables, o si se van desarrollando a lo largo de nuestra vida. La Torá dice que ocurren ambas cosas..