Conectarse con el Tzaddik

Hashem le dijo a Moshé: conecta las almas judías con su raíz en la Torá, para que la Torá se ilumine para cada uno de ellos de acuerdo con la raíz de su alma

3 Tiempo de lectura

Moshe Neveloff

Posteado en 22.02.21

Moshé recibió aceite puro porque era el verdadero Tzadik que podía despertar e iluminar el alma de cada judío, que tiene sus raíces en la Torá …

 

“Ahora mandarás a los Hijos de Israel que tomen para ti aceite de oliva puro, prensado para iluminación, para encender una lámpara eterna” (27:20). Nuestra sección de la Torá comienza hablando de la Menorá, el candelabro especial de siete ramas que se construyó para hacer arder una luz eterna en el Mishkán (Tabernáculo) y luego en el Templo Sagrado de Jerusalén.

 

Rabí Natan de Breslev explica que el aceite puro era traído específicamente a Moshé, porque él representa toda la Torá. Él era el verdadero Tzadik que era capaz de despertar e iluminar el alma de cada judío individual, que tiene sus raíces en la Torá. Por eso el versículo dice "ordenarás a los Hijos de Israel"; la palabra “ordenarás” en hebreo “titzavé” también significa hacer una conexión.

 

Hashem le dijo a Moshé: conecta las almas judías con su raíz en la Torá, para que la Torá se ilumine para cada uno de ellos de acuerdo con la raíz de su alma (creo que esto se basa en la enseñanza de que cada judío tiene una letra especial en la Torá). El pueblo judío estaba a cargo de llevarle a Moshé aceite de oliva puro, lo cual significa que debían despertarse espiritualmente y llevar al Tzadik su aceite de oliva puro, que se refiere a la bondad de sus mentes y su conciencia espiritual, que se denomina “aceite santo”.

 

Así también hoy en día, cada persona debe aportar su buen punto, su aceite de oliva puro, la bondad pura que aún encuentra dentro de sí mismo, y dárselo al Tzadik. La intención al llevar el aceite al Tzadik debe ser que la luz del Tzadik brille sobre él, de modo que su alma se encienda y brille como una vela, que es el aspecto de "El alma de un hombre es la lámpara de Hashem" (Proverbios 20:27). Esta es la razón por la que se le ordenó al pueblo judío que trajera el aceite de oliva puro al Tzadik, Moshe (Likutei Halajot).

 

En las enseñanzas de Rabí Najman y en las enseñanzas jasídicas en general, la conexión con el Tzadik tiene mucha importancia. Conectarse con él significa aprender sus enseñanzas y tratar de seguir los consejos que revela en sus enseñanzas sobre la vida y sobre cómo servir a Dios. Rabí Natan escribe en “Sabiduría del Rebe Najman” que Rabí Najman conocía todas las almas del pueblo judío y sabía cómo darle a cada persona una rectificación especial (tikún) de acuerdo con lo que su alma necesitaba (ibíd 185).

 

En este mundo estamos en un estado de olvido y sueño espiritual y nuestro trabajo consiste en tratar de despertar y recordar de dónde venimos y quiénes somos realmente. Rabí Najman explica que los Tzadikim soplan espiritualmente en nuestros corazones; quitan el polvo de la depresión y la tristeza que cubre nuestros corazones. Ayudan a que nuestros corazones se vuelvan a encender con un deseo ardiente de acercarnos a Hashem (Likutei Moharan, novena enseñanza, segunda parte).

 

Este es el poder de conectarse con un Tzadik y seguir sus consejos. Su poderosa luz comienza a iluminar tu alma. Si estamos dispuestos a abrir nuestro corazón y nuestra mente y seguirlo con fe, habrá una gran diferencia en nuestra vida. Cuanto más tratamos de conectarnos con un Tzadik y seguir sus consejos, más nos ayuda a hacer brillar nuestra vela, la luz de nuestra alma que tiene sus raíces en la Torá.

 

(Inspirado en una clase de David Mark del Breslov Research Institute)

Escribe tu opinión!

Gracias por tu respuesta

El comentario será publicado tras su aprobación

Del equipo del Sitio

Agrega tu comentario

Próximo artículo

Material sobre este tema

Featured Products